RevistaArcadia.com

Las mujeres de vestido caqui

En su segundo año, ‘Orange is the new black’ nos introduce a una verdadera antagonista y nos trae más buenas historias de las presas de Litchfield.

2014/07/01

Por Daniel Rojas



Desde su estreno en Netflix el año pasado, las mujeres en naranja y caqui de la prisión de Litchfield, Nueva York, se volvieron la sensación de la cadena en línea estadounidense. 

De repente, la vida en la cárcel se volvió tema cool para los críticos y fue tanto su impactó que el show permitió voltear la mirada sobre el sistema penal, sus injusticias y desaciertos, en diferentes cárceles del país norteamericano.

La serie cuenta la historia Piper Chapman quien a sus 23 años, cuando conoció a Alex Vause, comenzó a transportar dinero proveniente de la venta de drogas de un capo africano. Unos años más tarde, es buscada y se presenta a las autoridades para pagar su tiempo de condena, que se extendió a 15 meses. Durante esta época, debe asumir la vida en prisión y todos los desafíos que esto implica.

Detrás de las rejas, nos encontramos con historias, bien hechas y contadas detalladamente, de cada una de las presas.  Una mezcla entre comedia y drama sostiene las dinámicas de las protagonistas, mostrando la parte humana de ellas, de su historia personal, de su familia e incluso su futuro.

Lo más interesante de la serie es la diversidad de las mujeres del reparto y lo bien que actúan todas. Un show donde son ellas las protagonistas, las buenas y las malas, de todas las razas, con interacciones conflictivas y amorosas e intentando sobrevivir dentro de este infierno de mala administración.



Allí gobierna quien tenga el poder, el acceso, los contactos y la mercancía para vender a las otras presas. Contar un secreto vale un paquete de dulces y cuidar un bien preciado es la lucha de todos los días. Quien se muestre débil, pierde, y todos los días es otra oportunidad para demostrarse fuerte frente a las otras.

En cada episodio tenemos la oportunidad de ver la historia detrás de una de ellas, para saber un poco sobre su vida antes de llegar a la prisión y conocer la razón que las llevó a cometer sus delitos. No siempre sabemos con exactitud que pasó, pero tenemos una idea de sus antecedentes, que nos ayudan a entender sus comportamiento tras las rejas y como asumen su vida en vestidos caquis.

En su segunda temporada, la serie cuenta con una verdadera enemiga, una mujer mala que va a cambiar las dinámicas establecidas de la cárcel, de lo que se vió el primer año, y es a estas mujeres de enfrentar y traer todo a la normalidad.

Desde su estreno, la serie trajo la atención mediática frente a la situación actual en las prisiones estadounidenses, ya que en muchas se sufre igual o peor que lo que muestra la serie. Demostrando una vez más el poder de la ficción sobre la vida real, la serie ha sido uno de los grandes éxitos de Netflix y ya comenzó producción de su tercera temporada, que se estrena, completamente, dentro de un año.



¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.