RevistaArcadia.com

Manual de Supervivencia: 20 secretos para una FELIZ NAVIDAD

O como manejar familia, amigos... y a uno mismo en estas fechas. Según las tradiciones, los eslóganes y los estereotipos, la Navidad es un periodo de calma, paz y amor. Según la realidad, es un momento que puede estar lleno de tensiones, confrontaciones, dilemas y sobre-estímulos. He aquí un manual para sobrevivir a la Navidad.

2013/12/19

Por Fernando Travesí

1. Respirar hondo. 

2. No dejarse arrastras por ninguna obligación. Incluye, sobre todo, limitar estrictamente los encuentros y reencuentros (sociales y familiares) a aquellos a los que uno quiera asistir y dejar por fuera a los que uno deba asistir.  

3. Si tiene dudas sobre asistir o no a una reunión de viejos amigos o conocidos siga su intuición... en caso de duda, no dude: no vaya

4. No consumir ni exponerse a material tóxico: Implica, especialmente, mantener la televisión apagada el mayor tiempo posible; y una distancia de seguridad mínima de ochocientos metros de cualquier centro comercial. En caso de imperiosa necesidad y urgencia y tener que entrar en uno, limitar el tiempo de inmersión a treinta minutos. Está demostrado que cualquier periodo superior es perjudicial y puede tener efectos irreversible en la salud física y emocional corriendo el riesgo, incluso, de ser abducido para siempre. 

5. Respirar hondo y llenarse los pulmones y el cerebro de buen humor. Imprescindible repetirlo cuantas veces sea necesario para mantenerlo a lo largo de todo el día. 

6. Con permiso de mi admirada y siempre leída Carolina Sanín, no se tome las fiestas muy en serio. 

7. Si es usted anfitrión, no invitar a quien no quiere ver. Si quien no quiere ver es presencia obligada por ser pareja o acompañante de quien quiere ver, entonces aplicar la regla número cinco

8. Si es invitado: compórtese y recuerde que la casa de sus familiares e incluso la de sus padres, ya no es la suya. Adáptese a reglas y costumbres ajenas.

9. Cuídese: no olvide incluirse usted mismo en la lista de agasajos y obséquiese con un buen regalo. Si ha sido bueno durante el año, hágalo con todo el protocolo: envoltorio, lazo etc. Si ha sido malo, también. 

10. No juzgue. Si no puede evitarlo, resuelva siempre su juicio con sentencia absolutoria. (Nota importante: Incluye los juicios a uno mismo) 

11. Nunca, nunca, nunca ( bajo ninguna circunstancia) llame a un call-center. Ni para activar, ni para reclamar ni para desactivar nada. Peligro mortal

12. No coma si no tiene hambre, no beba si no le apetece, y no cante villancicos si no le gustan. 

13. Si infringe la norma anterior y de repente se siente gordo/a, borracho/a o absurdo/a... retírese y váyase a dormir antes de canalizar su ira contra los demás.

14. No compre si no quiere hacerlo. No compre si no le queda bien. No compre si no es necesario. Si no tiene más remedio, intente comprar algo que no sea absolutamente inútil, que al menos le guste un poquito y que tenga un tiempo de uso/vida superior a diez minutos contados a partir de la extracción de su envoltorio de colores. En todo caso, nunca, nunca, nunca compre aquello que no puede pagar al contado. 

15. Haga pausas e intermedios: con la bebida, la comida, los encuentros, las conversaciones, las compras ...  Si detecta que su espacio vital habitual ha multiplicado su densidad por diez, busque de inmediato lugares donde pueda estirar los brazos, haya silencio y en los que no tenga que participar en conversaciones que no le interesan. Se llaman oasis y/o islas desiertas.

16. Especialmente en familia, o grupos de viejos amigos, no toque temas intocables (precisamente por eso se llaman intocables) ni abra la caja (o las cajas) de Pandora. Si su grupo o familia no ha sido capaz de solucionarlos en todos estos años...¿por qué iba a ser posible, precisamente, esta Navidad? 

Nota: si se considera incapaz de hacerlo, se recomienda no acudir a las citas y/o ausentarse a tiempo con cualquier excusa. Por la salud de usted y la de todos y todas. 

17. Si alguien de su entorno contraviene lo anterior, aplique la regla número cinco y abra un buen vino

18. Si siente que en una reunión ha bebido demasiado, váyase antes de hablar. Recuerde, si bebe ni hable ni conduzca

19. Si sabe de antemano que su balance personal del año le saldrá negativo, no lo haga. 

20. Procure no decir a los de su entorno lo que tienen o deben hacer; ni lo que no tienen o no deben hacer, especialmente si son mayores de edad. A sensu contrario, si usted es mayor de edad y le dicen lo que debe o tiene que hacer, procure poner límites a las instrucciones y consiga hacer lo que le de la gana (es recomendable usar cierto disimulo y que no se note mucho). 

Si poner límites es realmente imposible (hay familiares y amigos realmente intrusivos y dominantes) entonces aplique la regla número cinco, meta otra botella de vino en la nevera y adáptase.

Feliz Navidad. 





¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.