RevistaArcadia.com

“NOSTALGIA DE LA LUZ”: MEMORIA EN EL CIELO, OLVIDO EN LA TIERRA

2011/12/14

Nostalgia-de-la--luz-cartel.jpg

 

 

 

 

Todo comienza con los engranes del telescopio girando. Girando como el planeta alrededor del sol, como los hombres alrededor de la memoria sin lograr descifrar sus secretos. El cielo esconde detrás de su negro telón unas luces que alumbran los ojos de quienes miran arriba de sus cabezas, tierra de los mitos, dioses y enigmas. Un mismo Universo abarca la mirada inquieta de los hombres intentando encontrar respuestas a las preguntas de sus orígenes.

 

El desierto de Atacama, punto seco y extenso en misterios bajo sus rocas, guarda en su milenaria historia un privilegio único: ser el lugar indicado para ver las estrellas e intentar comprender quiénes somos, de dónde venimos. Y si nos basamos en las sabias palabras de un astrónomo, el presente no existe; no queda otro remedio que comprender el origen a partir de lo que llevamos en la mente como única prueba de lo real. 

 

En el cielo, los enigmas. En la tierra las preguntas, la memoria y las vivencias. Vivencias de aquellas víctimas de la dictadura que fueron torturadas y encerradas en los campos de concentración por el simple hecho de pensar e imaginar un mundo diferente. En un planeta que no nos pertenece, roca perdida en algún lugar del cosmos, muchos piensan tener la verdad separando lo bueno de lo malo, lo correcto de lo incorrecto. El peligro es cuando una de estas personas se toma el poder y reprime de su vida y libertad a quienes se atreven a contradecir y debatir.

 

Muchos testimonios recorren el filme. Pero uno sorprende por su belleza, por la calidad humana de quien nos habla. Él se llama Miguel, acertadamente llamado “el arquitecto de la memoria”. Miguel recuerda, como si una foto se hubiese pegado en el universo de sus recuerdos, los planos que dibujó de los campos. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete. Miguel cuenta los pasos, la cámara siguiendo sus pies. Una hoja y un lápiz son las únicas herramientas que permiten a la memoria plasmar lo vivido: las letrinas, el pasillo y el camino que recorría Miguel mientras lo llamaban cobardemente “prisionero político”. Mientras Miguel recuerda, Ana, su esposa, olvida por culpa del Alzheimer. Pues la vida y el tiempo no suele tener misericordia con la memoria de algunos hombres. Pero están juntos, siendo dos realidades a las que las une el hilo del dolor. 

 

Ahora, ¿si el universo esconde el misterio del origen de la vida, cómo podemos explicarnos el olvido de los que murieron y perdieron su libertad en este planeta? ¿Cómo explicarle a un niño que la tierra gira alrededor del Sol, pero al mismo tiempo se tortura a quienes piensan diferente sobre ese mismo mundo que desde el espacio parece tan apacible? Como la astronomía, la historia de la infamia está llena de preguntas buscando respuestas. Unas serán contestadas, otras se hundirán en el polvo del desierto hasta convertirse en una enorme roca por la que caminan los hombres contemplando el cielo. El universo seguirá contemplando el nacimiento de las galaxias. Los hombres seguirán naciendo bajo el signo del olvido en la frente. La única memoria que permanece en la cabeza del individuo es aquella basándose en sus experiencias. El cuerpo se vuelve polvo. Polvo cósmico para bailar con las estrellas.

 

 

Trailer: http://www.youtube.com/watch?v=Z6x9tA_g7c8 

Ver Nostalgia de la Luz en línea: http://www.patricioguzman.com/index.php?page=films_dett&fid=11 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.