RevistaArcadia.com

"TIRANOSAURIO": Heridas y Redención.

2012/05/01

tyrannosaur-poster.jpg

 

 

¿Cómo callar a esa voz que invita a destruir todo aquello que nos rodea? ¿En qué momento la ira le cedió el espacio a la esperanza? Si la vida fuese sólo el instante en el que se pierden los estribos, ¿qué esperar de la muerte?

 

“Tiranosaurio” no es una película que busque hacernos sentir compasión por los dos personajes principales, el colérico Joseph y la retraída Hanna. Sin embargo, hay algo en ellos que nos resulta bastante familiar. Quizás son alguien que hemos conocido en una reunión, en una tienda o en un bar. Probablemente viven en nuestras casas. Lo más seguro es que seamos un poco de ambos. Todos guardamos una parte de monstruo y otra de santo. Pero cuando un monstruo conoce a una santa, ambos buscarán cómo transmitirse mutuamente ese pedazo que le falta a cada uno para callar los gritos del alma.  

 

Paddy Considine, reconocido actor británico (recientemente lo vimos interpretando a un falso profeta en la divertida “Submarine”), ha decidido pasar a la dirección en esta escalofriante película en la que también funge como guionista. De hecho “Tiranosaurio” es el resultado final de un primer intento detrás de la cámara con el cortometraje “Dog Altogether”, ganador en su categoría en los premios BAFTA en el 2008. 

 

Y sí, la labor de Considine como metteur en scène queda confirmada en “Tiranosaurio”. Su fotografía fría, los primerísimos planos al rostro arrugado de Joseph para marcar las heridas que deja el tiempo, un montaje impecable. Pero el verdadero valor del filme está en las magníficas interpretaciones de Peter Mullan y Olivia Coleman (protagonistas también de “Dog Altogether”). Mullan, viejo actor de teatro y cine, se sumerge completamente en la coraza de ese hombre llamado Joseph al cual la vida lo ha tratado como a un perro encadenado. Joseph es un pitbull listo para atacar y defenderse. Pero cuando pierde el control de sí mismo, cuando la consciencia es borrada por la furia, es capaz de matar y lastimar a quienes ama.

 

Olivia Coleman, por su parte, se impregna de todo el temor, frustración y rabia contenida que guarda Hanna en su corazón. Víctima de un esposo perfecto de puertas hacia afuera, pero cruel y salvaje en el calor de una casa, Hanna sólo quiere huir. No importa cómo. Sólo sabe que lo debe hacer. Para ello se refugia en un catolicismo ferviente, pero inerte a sus plegarias. 

 

Cuando Joseph busca refugio en la tienda de caridad de Hanna, ambos encuentran aquel pedazo de humanidad que parecía haberse perdido. Él encontrará la calma, el apaciguamiento a su furia. Ella, ese grado de ira y odio que se necesita para zafarse de las garras del maltrato. 

 

“Tiranosaurio” ha ganado el premio BAFTA 2012 al Mejor Debut de un Director inglés, así como a Mejor Director y el Premio Especial del Jurado para Peter Mullan y Olivia Coleman en el último Festival de Sundance.   

 

Esto no es una historia de amor. Es una fábula sobre la redención en tiempos donde la mayor dificultad es aprender a perdonar los errores propios y seguir adelante.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.