RevistaArcadia.com

Leer

Este especial es muchas cosas: Un homenaje al oficio del leer. Y una sincera invitación a nuestros lectores a volver sobre la gran literatura del país

2010/03/15

Sucede a veces: dos hombres se cruzan en algún lugar. Sus miradas se engarzan, se fijan sin saber muy bien por qué y la memoria comienza su lento recorrido hacia el pasado. Entonces recuerdan que eran amigos de otros tiempos. Aquella antigua cara se superpone a esta cara nueva, distinta, y la imaginación va juntando las líneas del aquel otro rostro que se creía perdido con las de este nuevo y casi extraño que aparece, hasta hacerlos converger finalmente en uno solo: los dos hombres se reconocen.

¿Qué cosa es este especial de aniversario? ¿Qué busca Arcadia cuando le propone a los cronistas que aparecen en sus páginas leer algunas de las más grandes novelas colombianas en el lugar en el que sucede su trama? ¿No son los lugares de la literatura, por más que lleven nombre y apellido, lugares inventados, espacios imaginarios? ¿Puede la literatura decirnos algo sobre un lugar, sobre un territorio, sobre un país?
Estas preguntas no se responderán en este editorial. Basta leer las crónicas que publicamos aquí para encontrar las respuestas. Basta leerlas para descubir la fuerza incomensurable de la literatura, y para entender que el ejercicio –en el fondo, perdidamente romántico– de leer una novela así es uno en la cual ficción y realidad se encuentran y se reconocen, como esos dos viejos amigos que se cruzan en algún lugar. Un íntimo ejercicio de reconocimiento de sí mismo en el otro: eso es leer.

Este especial es muchas cosas: una celebración del primer año de este suplemento cultural. Un homenaje al oficio del leer. Y una sincera invitación a nuestros lectores a volver sobre la gran literatura del país. Pero también, este especial de aniversario quiere recordarles a los lectores de Arcadia que ficción y verdad están poderosamente unidas, si bien la literatura habla de la verdad de otra manera. La gran literatura sí dibuja un país. Dibuja su espíritu, sus esperanzas escondidas, sus dolorosas verdades, su trágica historia, su enérgico genio. Un país dividido como es éste, un país que se alza las más de las veces como el fiel reflejo del largo camino que tiene que recorrer el hombre para llegar a conocerse –o a reconocerse– a sí mismo.

Estamos convencidos de que aquí hemos reunido a un grupo excepcional de lectores y nos sentimos tremendamente orgullosos. Lectores que se han sumergido en las novelas y han volcado su experiencia de lectura desde una libertad íntima y poderosa. Esa experiencia ha sabido plasmarse en la escritura, con resultados luminosos. Y si así ha sido es porque han leído a grandes escritores. Porque, al fin y al cabo, también es éste un reconocimiento a la grandeza literaria de las novelas que elegimos.

En este tiempo tan adverso al lento y solitario ejercicio de la lectura, en este tiempo tan difícil para todo lo que no sea una imagen de un cuerpo desnudo y perfecto, Arcadia celebra su primer año proclamándose como un medio en contravía. Como un medio que tiene como único cometido acercar creadores y público. Y este cometido, así como este especial de aniversario, sólo ha sido posible gracias al fastástico apoyo, a la generosa convicción de sus patrocinadores. Desde aquí les damos las gracias, porque son ellos los que creen que un suplemento cultural como Arcadia, que se rebela ante el brillo y el lujo formal de lo que se ojea, para invertir en el brillo profundo de lo que se lee, es un medio de comunicación necesario en este momento, en este país.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.