RevistaArcadia.com

El Dogma 2008

Nicolás Morales enumera las reglas establecidas por Dogma 08, el colectivo de cineastas colombianos que plantea una nueva y original forma de hacer cine

2010/03/15

Por Nicolás Morales

A finales de los años 80 ya era el fin. Todo el cine colombiano estaba infectado por la fetidez que emanaban los apoyos, directrices e inspiraciones del cine precario. La situación era insoportable y ya no había forma de ver otra película como El taxista millonario sin tener el imperativo ético de quemar el teatro. Afortunadamente los 80 murieron, pero no ocurrió lo mismo con los grandes canales de televisión, que vinieron a poner la plata y a renovar los rostros que maquillaron en el “Nuevo cine colombiano”, para que su cadáver no se viera verdoso.

Dogma 08 es un colectivo de cineastas colombianos fundado en Bogotá durante el Festival de Verano de 2008. Dogma 08 tiene como objetivo expreso oponerse a numerosas tendencias del cine colombiano de los últimos años. ¡Dogma 08 es una acción de rescate! Dogma 08 combate el cine que hemos llamado de “telenovela” con un conjunto de reglas indiscutibles, conocidas como el Supremo Voto de Castidad. Dogma refunda el cine y plantea una nueva y original forma de hacer cine.

El voto de castidad:

Juro que me someteré a las reglas siguientes, establecidas y conformadas por el Dogma 08.

1. El realismo mágico será para la literatura. No se adaptará un guión más de Gabriel Garcia Márquez ni se pretenderá achacarles ningún tipo de inspiración macondiana a las imágenes de gente desnuda corriendo por un bosque.

2. ¡No más costumbrismo! La telenovela será erradicada de la pantalla grande. Si algo es susceptible de ser telenovelado, no se convertirá en cine. El espectador deberá saber que está en cine y no en un capítulo extendido de Los Reyes.

3. No al cliché regional. No habrá acentos de paisas fingidos por gallegos. No habrá personajes paisas o costeños o rolos ni se asumirá que los costeños son descarados, los rolos hipócritas ni los paisas emprendedores (tampoco sicarios o mafiosos).

4. Invertirás más tiempo en el guión que en la producción general. Tendrás personas en tu equipo que piensen argumentalmente y, en ese sentido, evitarán con sensatez construir sus guiones sobre novelas de, digamos, Gustavo Bolívar.

5. Volverás a contar historias mínimas. Evitarás los megaeventos donde las historias personales se diluyen sin importancia. No harás películas sobre soldados que encuentran millonarias guacas, ni sobre precandidatas que son secuestradas por la guerrilla. Si haces esta última, evitarás que el papel de la secuestrada lo hagan Shakira o Verónica Orozco.

6. Dejarás hablar a la imagen. No habrá redundancia. No hay que decirlo todo ni todo hay que explicarlo. Nunca justificarás la total ineptitud de un actor llenándolo de diálogos supuestamente chistosos. Para eso ya está Don Jediondo.

7. La película tendrá que ser mejor que el tráiler.

8. No harás películas con RCN. No irás a hablar con Jota Mario de tu película. No pondrás en la banda sonora de la película a los artistas de RCN. Música, así ese o esa artista sea el o la protagonista de tu película y, de paso, de la última telenovela de RCN.

9. No dejarás que Dago te visite en el set. No hablarás con él (ni con sus enviados) durante el proyecto y, en la medida de lo posible, no lo invitarás a la avant première.

10. No harás películas pensadas con base en la facturación de ciertos actores o actrices. No escogerás a tus protagonistas femeninas porque se pusieron más tetas, o porque acaban de salir en SoHo. Tampoco las enviarás a Elenco a que promocionen tu película con sus atributos. A menos que tu película sea pornográfica, claro.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.