Ricardo Brodsky

Los lugares de la memoria en Chile

Los lugares de memoria en Chile han sido concebidos como parte de una política de reparación simbólica a las víctimas de atropellos de los derechos humanos bajo la dictadura de Augusto Pinochet.

2014/09/23

Por Ricardo Brodsky*Santiago de Chile

La mayor parte de las veces han sido impulsados por agrupaciones de víctimas, sobrevivientes y familiares con el propósito de recodar a las víctimas y hacer evidentes ante la sociedad los hechos ocurridos.

Actualmente hay en el país cerca de 200 memoriales de distinta naturaleza, a los que se suman otros que hasta hoy siguen inaugurándose. En el año 2006, la presidenta Bachelet declaró el 30 de agosto como el Día Nacional del Detenido Desaparecido y en 2010 inauguró el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, principal hito de esta política de memoria.

 La nueva relación entre los derechos humanos y los monumentos históricos, entendiéndolos como espacios representativos del patrimonio cultural de Chile, comenzó a gestarse en el año 1995, cuando el Consejo de Monumentos Nacionales asumió la protección de los Hornos de Lonquén, el primer lugar en que se encontraron cuerpos de detenidos desaparecidos. Desde entonces, otros recintos de represión política han sido declarados monumentos históricos. Estos sitios de conciencia o lugares de memoria han cumplido un papel relevante para la reivindicación de las víctimas y educación de las nuevas generaciones. Permiten dar a conocer los hechos ocurridos e invitan a una reflexión sobre el pasado y la importancia del respeto a los derechos y dignidad de las personas.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com