Antonio Caballero

Problemática Compleja

2014/04/22

Por Antonio Caballero

“Temor por panal de abejas en Trianón”, se titula un artículo en el diario El Colombiano de Medellín. Y se ilustra con la fotografía sin firma que va aquí arriba, y que supongo tomada por un vecino del barrio con su teléfono celular. Se puede ver en ella una aglomeración de insectos, aunque la foto publicada es demasiado pequeña para distinguir si son abejas de la miel. Es una masa parda que se adivina movediza y zumbante, como con vida común y no individualizada, entre unas ramas y unas hojas verdes que tampoco sé identificar, de árbol o de enredadera. No es un panal exactamente lo que hay ahí, o no lo es todavía. Es una colonia. Un enjambre de abejas –si es que son abejas– que ha abandonado su colmena vieja y superpoblada para instalarse con una nueva abeja reina en un sitio apropiado para tejer un nido nuevo. Si lo dejan.

A lo mejor no lo dejan. El artículo de prensa que menciono pertenece a una sección del periódico llamada “Malala va a tu barrio” que transmite denuncias ciudadanas, o peticiones, o protestas, dirigidas a las autoridades. En este caso se trata de solicitarle a la Alcaldía que extermine, o fumigue con glifosato para ahuyentarlas, a las abejas que se han ido a enjambrar en el conjunto residencial El Trianón, en Envigado, porque son una amenaza para la gente. Con ellas ahí, cuenta Malala, los obreros no se atreven a acercarse para hacer un cambio de canaletas necesario para evitar inundaciones. Y concluye diciendo que, tras recibir la denuncia, la Secretaría de Medio Ambiente de la Alcaldía le informó que su personal “realizó la visita a dicho predio y, por tratarse de un riesgo alto para la comunidad y por la complejidad de la problemática, el caso se remitió a la Oficina de Control de Riesgo”.

Lo habitual: chutarle a otro el chicharrón. Pero tiene más razón de lo que cree, si es que cree algo, la Secretaría de Medio Ambiente en su espeso lenguaje municipal: la problemática del asunto es muy compleja. Aunque puede también resumirse en una sola frase, como todas las problemáticas complejas. En dos versos del olvidado poeta Ramón de Campoamor:

Todo es según el color

del cristal con que se mira…

Así, los vecinos del Trianón miran las abejas recién llegadas como una plaga de la que hay que deshacerse. Pero por los mismos días me llegó una denuncia diametralmente contraria. Venía de la organización Avaaz, una red electrónica que tiene 34 millones de firmantes en el mundo y se ocupa de hacer campañas por internet en representación de intereses colectivos. Señalaba que, por causa del abuso de pesticidas fabricados por las empresas agroquímicas multinacionales, como Bayer o Syngenta, las abejas están desapareciendo en el mundo. El fenómeno recibe el nombre técnico de Colony Collapse Disorder (CCD, o problema de colapso de colonias) desde que empezó a manifestarse masivamente entre los apicultores de los Estados Unidos, donde ya habían desaparecido casi por completo las abejas salvajes. Un par de años más tarde se presentó también en Europa, donde ya no hay ni la mitad de las abejas de miel necesarias para polinizar y fertilizar las plantas. En América del Norte quedan todavía menos. Lo cual es gravísimo, porque por lo menos un tercio de la producción agrícola del mundo viene de cultivos polinizados por ellas. Se han convertido en una especie en peligro de extinción, como los atunes rojos en los océanos o los tigres en las selvas de Bengala.

Pero, por lo visto, en Envigado no.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com