RevistaArcadia.com

Al estilo de KapuscinskI

Mauricio Sáenz reseña El horizonte encendido de Rafael Osío Cabrices

2010/03/15

Por Mauricio Sáenz

Latinoamérica está en ebullición. El cambio de siglo ha traído un reacomodo de las fuerzas políticas, y las viejas certezas están en entredicho. A lo largo del subcontinente los pueblos, cansados de su ineficacia para generar riqueza para todos, han dicho basta a las políticas neoliberales que se impusieron a partir del Consenso de Washington. Y una serie de dirigentes de izquierda se han elevado al solio presidencial. El final de la historia, preconizado por Francis Fukuyama a mediados de la década pasada, daba por sentado que la caída del bloque comunista significaba la victoria del capitalismo como única vía hacia el bienestar de la sociedad moderna. Pero ese evangelio tuvo una vigencia corta. Hoy el renacer de la izquierda, en los matices más variados, atestigua la futilidad de una sentencia tan definitiva, pronunciada sin el beneficio al menos de una mínima distancia histórica.

Rafael Osío Cabrices es un joven (1973) periodista venezolano que ha hecho carrera como lúcido analista de la actualidad de su país. Su nuevo libro, El horizonte encendido, viaje por la crisis de la democracia latinoamericana, es un intento por explicar esos procesos que han cambiado el mapa político de América Latina y que de una u otra manera han puesto en entredicho la vigencia misma de la democracia en el subcontinente.

El autor escogió para esa ambiciosa tarea, que discurre en seiscientas abigarradas páginas, tomar el ejemplo de esa clase de cronistas de la que Ryzsard Kapuscinski es el decano. Por ello el subtítulo ‘viaje’ no es metafórico. Osío Cabrices se tomó el trabajo, durante dos años, de recorrer los países emblemáticos, desde el altiplano andino hasta el cono sur, pasando, por supuesto, por Venezuela, que sin duda representa, con su presidente Hugo Chávez, el protagonista más notorio de hoy. Y en cada uno de ellos habló con observadores locales, actores políticos, empresarios, intelectuales y con la gente del común. Por su texto pasan el parque de la 93 de Bogotá, las barriadas de Caracas, las playas de Miraflores, de Lima, o los cafés de Montevideo como telones de fondo de un amplio panorama de la política, la economía, la cultura, el papel de los militares y, en fin, la salud de la democracia local. Todo ello complementado por un recorrido retrospectivo de la historia reciente, un complemento necesario para entender los procesos actuales.

De ese modo, Osío Cabrices combina la crónica con el reportaje y el ensayo en una especie de manual para comprender, en su conjunto, la actualidad latinoamericana. Pero esa combinación de géneros encierra riesgos, porque con ella siempre es posible sacar conclusiones generales de casos individuales. Y las entrevistas como método para observar un país, por bien escogidos que estén los personajes, siempre puede dar como resultado algún grado de distorsión. ?Pero Osío asume los riesgos, y los defectos que puedan resultar quedan empequeñecidos por la magnitud y la sinceridad de su esfuerzo por ofrecer al lector elementos de juicio para formarse su propio criterio sobre una problemática bien resumida por uno de sus entrevistados en Argentina: “Para que una democracia latinoamericana pueda ser pensable, debe buscar formas de gobierno que no respondan a los patrones de la madre Europa. ¿Por qué prohibirnos mitos y populismos, por qué creer que vamos a ser racionales y absolutos? (...) Soy un defensor absoluto de la democracia, pero es con ella que la Argentina ha vivido sus peores momentos”.

Así, paradójico y vibrante es el momento que atravesamos en América Latina. Como vibrante es este libro, que será referencia indispensable de los historiadores que en el futuro traten de entender, ellos tal vez sí, la inextricable complejidad de la América Latina de los comienzos del siglo XXI.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.