RevistaArcadia.com

Cantos poco tradicionales que suenan a navidad

Andrea Baquero reseña A Ceremony Carols, del compositor inglés Benjamin Britten

2010/03/15

Por Andrea Baquero

En marzo de 1942, después de haber permanecido tres años en Estados Unidos, el compositor inglés Benjamin Britten decidió dejar el país para regresar definitivamente a su natal Inglaterra.

Al abordar el barco de regreso –en plena contienda mundial–, los manuscritos de Hymn to St. Cecilia, la obra en la que Britten trabajaba en ese momento, fueron decomisados por supuestos motivos de seguridad, ya que los oficiales del barco carguero sueco sospecharon que las partituras incluían un código secreto.

Tanto el absurdo episodio de confiscación de las partituras como el hecho de que Britten hubiera estado estudiando el funcionamiento del arpa, más el descubrimiento de un libro de poemas medievales titulado The English Galaxy of Shorter Poems, fueron los tres episodios que lo llevaron a componer A Ceremony of Carols. La obra, que celebra el nacimiento de Jesús, de no haber sido por la curiosa conjunción de los tres hechos, nunca habría existido.

A ceremony of Carols fue producida en una “pequeña, miserable y sofocante cabina” –según Britten describe las condiciones del barco– y se sale de la instrumentación tradicional del compositor, ya que fue escrita para arpa y coro de niños a tres voces. Algo nada usual ya en la década de los 40. Britten componía casi exclusivamente para su pareja, el tenor Peter Pears. Fue para Pears para el que Britten compuso, por ejemplo, melodías tan intensas como las que se agrupan en la Serenata para Tenor, Cuerno y Cuerdas, con letras de poemas de Blake y Tennyson, entre otros.

A pesar de la extraña instrumentación elegida por Britten, A Ceremony of Carols se enfoca en uno de los temas que siempre estuvieron presentes en su obra: la compleja relación entre el bien y el mal, y la inocencia y el infantilismo, características que el compositor buscó mantener vivas en su personalidad. Para muestra, un botón: en 1960, Britten afirmó lo siguiente: “Si puedo evitar pisar las líneas cuando camino, significa que soy compositor”.

A Ceremony of Carols logra mantener un delicado equilibrio entre texto y música, una fluidez que aparece naturalmente a pesar del extenso uso de disonancias y la inclusión de poemas sin relación que Britten escogió para su Op.28. Esta fluidez se explica por los profundos conocimientos y la ardua experimentación con el lenguaje instrumental, junto a la expresividad de la voz humana que Britten siempre tuvo presente, un equilibrio que pocos compositores han logrado a lo largo de la historia.

La obra, de once movimientos, está enmarcada por dos cantos gregorianos: el primero en la procesión de entrada y el último en la recesión del canto de salida; una misma melodía que aparece también hacia la mitad de la obra en el interludio, que es puramente instrumental.

Así mismo, Wolkum Yole es el primer movimiento con acompañamiento después de la procesión, y es un canto estridente que propone una fuerte bienvenida al mundo, un movimiento que se va transformando en melodías tiernas de arrullo como el Balulalow, que más adelante está seguido por This Little Babe, una canción en la que Britten propone el miedo a Satán, que en este caso presenta la lucha entre el bien y el mal, para luego del interludio cambiar de carácter completamente y simplemente celebrar el nacimiento de Jesús con un agradecimiento en el Deo Gratia y volver a la calma del comienzo con el canto llano de la recesión.

A Ceremony of Carols es una colección de canciones poco tradicionales, presentada de una manera tan natural, que es imposible imaginársela de otra manera. Un ejemplo perfecto de la infatigable búsqueda de Britten por medios absolutamente simples, que culminó en una inmensa expresividad.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com