RevistaArcadia.com

'Farandula' sobre vivir a merced del público

El libro 'Farandula' de Mata Sanz hace una radiografía de la manera como la opinión pública y el venerable son los dueños de aquellos que, en algún momento, reciben la atención de la farándula.

2016/05/24

Por Camilo Hoyos

Entre las bien escogidas invitadas que estuvieron en la pasada FILBo tuve la oportunidad de conversar con Marta Sanz, autora de la novela ganadora del Premio Herralde de Novela 2015, Farándula. Se trata de una novela en la que se intima con tres generaciones de actrices españolas, en el contexto de los más de cinco millones de desempleados que sufrió la crisis española. Ana Urrutia, una pasada gloria del cine que ahora vive en el olvido y en la decrepitud de su casa; Valeria Falcón, una conocida actriz de 40 años para quien la cultura aún representa un modelo de vida digno, con los problemas que esto pueda acarrear; y por último, Natalia de Miguel, una actriz que inspira frescura, eso tan exigido hoy en día, y que se amoldará a lo que haga falta con tal de ser una actriz famosa (como dijo Sanz en la charla, “es de las que no leen por si acaso). Tres actrices que en la novela ponen en escena tres maneras distintas de entender el cine, la televisión y el teatro.

Uno de los trasfondos de la novela es el mundo íntimo de las estrellas de cine y una compañía de teatro de actores desempleados. Este contraste entre el cine y la televisión con el teatro pone, tal como Sanz lo dijo en la conversación que sostuvimos, en evidencia la falta de contacto con las demás personas que esta época cibernética nos ha impuesto. Prevalece la imagen mediática por encima de lo corpóreo; es decir que en detrimento de nuestra sociabilidad ponemos en evidencia nuestro mundo íntimo en redes sociales. Por esto, el teatro rescata la presencia física en el momento de una escena, libre de la pantalla de televisión o de cine. “El teatro no es solo una profesión”, dice en algún momento un personaje, “es un sentimiento”. “Hoy es más político que nunca solo por el hecho de seguir siendo teatro”, se dice después. El teatro por lo menos es “el esfuerzo por hacer la trampa y por ser libre cuando uno sabe que no es libre en absoluto”.

También hablamos de otro elemento que resulta fundamental en la novela: el paso del tiempo, ahora que vivimos en la inmediatez absoluta. Durante la conversación, Sanz confesó su condición de cinéfila y recordó ese viejo juego que es buscar la ganadora del Óscar a mejor actriz del año de su nacimiento. Es decir que no solamente los actores y actrices con los que vivimos crecen con nosotros, sino que envejecen frente a la cámara, hasta terminar en el olvido o entremezclados con viejas leyendas de actuación que engañan a la muerte al no saber uno, pasados los años, si esos actores están vivos o muertos.

La novela comienza con el momento en que Valeria Falcón visita, como lo hace cada semana, a Ana Urrutia. Cuando finalmente logra entrar en el apartamento gracias a la copia de la llave del portero, se encuentra a la vieja estrella del cine desmayada en el baño. El portero, aprovechando que cualquier persona con un teléfono celular puede ser un paparazzi, aprovechó para fotografiar el envejecido, mugroso y deteriorado apartamento de la antigua estrella de cine. La prensa rosa paga por la publicación. Este deterioro moral lo siente Valeria mientras acompaña a Daniel Valls a los premios Goya, donde se mezcla el glamour con la responsabilidad y compromiso del cine.

Por último, también pone en escena ese otro lado oscuro de la figura pública: el ser la diana donde todos los insatisfechos de una sociedad apuntarán sus frustraciones, sobre todo cuando les dé un motivo para hacerlo. Valls recibe todo tipo de amenazas luego de adherirse a una acción política, que en la novela aparecen tomados, tal como dijo Marta Sanz, del muro de Facebook del actor español Javier Bardem luego de que apoyara los sindicatos españoles hace unos años. Le desearon incluso cáncer de hígado. En pocas palabras, eso hace la novela: una radiografía de la manera como la opinión pública y el venerable son los dueños de aquellos que, en algún momento, reciben la atención de la farándula.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com