RevistaArcadia.com

El borrador de Thom Yorke

Lucas Guingue reseña The Eraser de Thomas Edward Yorke, cantante del grupo inglés Radiohead

2010/02/09

Por Lucas Guingue

Thomas Edward Yorke, cantante del grupo inglés Radiohead, publicó The Eraser en el mes de julio, un disco en solitario que aparece como una afortunada sorpresa mientras los seguidores esperan el álbum de su banda que verá la luz en el 2007. Yorke siempre ha sido acertado en sus proyectos paralelos y este caso no es la excepción. The Eraser es un disco que se desliza sin tropiezos sobre ritmos y arreglos que están entre la realidad y la ficción; con letras y líricas interesantes, estilo melódico y una identidad que oscila entre la angustia y la dulzura combinadas. Aunque se trata de un disco hecho en un computador, el trabajo desvanece las fronteras entre la etiqueta necesaria de los almacenes: ni rock ni música electrónica.

La figura enigmática de Yorke se hizo popular en los noventa con la inolvidable “Creep”, primer y muy sonado éxito de Radiohead del álbum debut Pablo Honey. Muchos pensaron que el grupo daría los escasos frutos de un one hit wonder o “mago de un solo truco”, pero pronto demostraron lo contrario. Hoy, después de una serie de cinco álbumes aplaudidos por la crítica y el público en más de una década de trabajo continuo, su carrera demuestra precisamente que han tenido más de un truco. Con “The Bends”, “OK Computer”, “Kid A” y “Hail to the Thief”, Radiohead se estableció como una de las pocas bandas de rock que cruzó ilesa, victoriosa y renovada la “era DJ” que cerró el siglo XX. El grupo es hoy un referente musical de nombre propio, y se ha constituido como uno de los más relevantes de nuestro tiempo. Su música, más que adaptarse a las cambiantes tendencias contemporáneas, ha logrado combinar una personalidad arrolladora con elementos del presente para alcanzar una vigencia que bien podría calificarse de eterna.

Yorke desprecia las mitologías intencionadas del mundo de la música y el espectáculo, la obsesión de algunos medios con la fama y la celebridad y, además, ha demostrado que no le parece relevante contestar preguntas sobre su música. Aunque The Eraser es su primer trabajo en solitario, antes se le ha visto con experimentos de colaboración gloriosos como “Rabbit in Your Headlights” en compañía del DJ Shadow para el proyecto Unkle. En este sentido, el nuevo álbum es una experiencia exitosa más para el músico en la exploración de nuevas salidas para su creatividad artística. Es de resaltar que el trabajo gráfico para el disco hace parte de la obra London Views del artista Stanley Donwood. Ésta se exhibió en la galería Lazarides en Londres y se trata de una serie de imágenes que componen un panorama apocalíptico de la ciudad grabado en catorce piezas de linóleo con un pequeño formón.

Con The Eraser, Thom Yorke se adelanta a la publicación del nuevo álbum de Radiohead con una obra de arte visual y musical editada por el sello independiente XL Recordings, bajo la producción musical de Nigel Godrich. El disco alcanzó recientemente el número nueve en las listas de Irlanda, el número dos en Estados Unidos, el puesto tres en Inglaterra y, además, fue nominado para el Mercury Music Prize. Se trata de un argumento sólido para sostener que la música contemporánea trasciende las fronteras de género, que el concepto de “electrónico” define más un método que una intención y que aún existen obras de arte en los charts o listas de popularidad, recientemente plagadas por el trabajo de músicos con una creatividad racional de mercader.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.