RevistaArcadia.com

El camino del norte

Luz Mary Giraldo reseña El camino del norte de Horacio Vázquez-Rial Norma, 2006 218 páginas

2010/03/15

Por Luz Mary Giraldo

El segundo premio de novela La otra orilla 2006 (Norma) ha sido para el escritor argentino Horacio Vázquez-Rial, radicado en España, quien acredita una larga trayectoria. Como en El salmo de Kapplan, de Marco Schwartz, ganador en el año 2005, el mundo gira alrededor de personajes de origen judío, lo que implica referencia al exilio, la migración y el destino de su cultura. En El camino del norte aparecen diferentes situaciones vividas por un personaje que regresa después de una larga ausencia y encuentra lo que queda de una sociedad y de un país en crisis de gobernabilidad y se subraya que la verdadera historia está en cada uno y que lo demás es sólo historia oficial.

Siguiendo el camino desde el regreso de Kramer de un pasado en el que estuvo en la clandestinidad, cambió de nombre y de país y pasó tres años dopado y manipulado en un sanatorio sin saber de sí ni del mundo, poco a poco, al lector se le abre una novela política que se desdobla en existencial, evidenciando que toda protesta es una forma de desahogo, que todo mundo marcado por la persecución, desaparición o muerte es semejante a un manicomio, que Argentina “sigue siendo rosista”, que diferentes circunstancias de la vida obligan a pasar la frontera y que si la escritura es reveladora y traduce lo que somos, la relación comprometida redime y genera esperanza.

La estructura en cuatro partes logra un interesante proceso en ese relato que entreteje el pasado y el presente, propiciando reflexiones que de lo particular de una sociedad y país se extienden a lo general del ser humano y del mundo. Volver del silencio y del mutismo significa reconocerse y ser reconocido, recibir de nuevo el nombre que se ajusta al rostro y a la historia personal; urge efectuar un viaje en el que también se escarba en la vida y sobre todo en la muerte, encontrando fragmentos y huellas del pasado; un proceso de investigación redunda en la búsqueda y reconocimiento de lo que es y queda de un país resquebrajado en el que abundan las protestas y la historia individual se relaciona con la colectiva, para concluir en la última parte, concentrada bajo el título del tango “Por la vuelta”, en un recomienzo no sólo del personaje central sino de sus compañeros de trayecto. 35 capítulos precedidos por oportunos y sugestivos epígrafes guían la travesía.

Kramer regresa y vuelve a empezar. De eso se trata la vida. Recomienza dando valor a los ritos que afirman la unión en templos que consagran. A pesar de lo dolorosa, truculenta y amarga, esta novela es optimista. Sin dejar de hacer señalamientos sugiere que el camino puede reiniciarse de manera distinta, lo que no implica renunciar a las propias convicciones.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.