El interior abierto

Andrea Baquero reseña el disco En esencia del Grupo Carrera Quinta.

2010/06/22

Por Andrea Baquero

Cuando empieza a sonar el bambuco “Más de lo mismo”, el primer corte de la producción de 2009 “En Esencia” del grupo Carrera Quinta, liderado por el guitarrista Javier Pérez y la pianista Francy Montalvo, es inevitable preguntarse si la música colombiana del interior está tomando un rumbo diferente.

Y sorprende porque ya estamos acostumbrados a que los músicos de la llamada generación X se especialicen en ritmos más bailables, como pasa con la música tradicional del litoral Atlántico y Pacífico. Estas tendencias llevan años desarrollándose en el país y los frutos se pueden ver en formatos como el de Curupira, La mojarra, Sidestepper, Choquib Town, etc., que sin duda abundan en el panorama musical contemporaneo y que transforman las músicas tradicionales al fusionarlas con diferentes géneros musicales como el jazz, el rock y la música clásica.

Sin embargo, el proceso de aproximación a la música del interior ha sido un poco distinto y por esta misma razón ha tardado más tiempo en desarrollarse. Es justamente por eso que “En Esencia” llama tanto la atención.

No se trata de olvidar el camino que han trazado los músicos de generaciones anteriores en lo que respecta a la música andina, como el caso de Toño y Tico Arnedo, así como lo que han hecho los pianistas Héctor Martignón y Ruth Marulanda. Pero el ángulo desde el cual Pérez y Montalvo se aproximan tanto al jazz como a los pasillos, guabinas y bambucos conserva la escencia tradicional a pesar de que incluye fusión.

“En Esencia” es el resultado en audio de un proyecto de investigación que surgió hace más de cinco años en la facultad de música de la universidad El Bosque y que mereció la Beca Nacional de Investigación en Música del Ministerio de Cultura en 2006. Y esos años de estudio se notan.

Es por esto que el cambio de rumbo es incuestionable en la grabación: por la inclusión de nuevas sonoridades armónicas dentro de las formas tradicionales andinas. En otras palabras, lo interesante de esta grabación son los nuevos acordes que aparecen, así como los arreglos con introducciones imponentes, síncopas y unísonos, como pasa en “El Intenso”, composición de Pérez que en términos musicales hace que el oyente entienda directamente el título sin una sola palabra.

Es quizás por esto que tanto los solos como las interpretaciones de esta grabación, exceptuando el trabajo del baterista Pedro Acosta, suenan puristas. Mejor dicho, la profunda investigación musical de la pianista Francy Montalvo junto a Pérez tiene como resultado una grabación en la que aparecen nuevas composiciones que conservan las formas tradicionales de los ritmos andinos con armonías interesantes, pero, al mismo tiempo se quedan cortos en cambios más agresivos de forma, dinámica, técnica y formato.

Teniendo esto en cuenta, la interpretación de la flautista Sandra Sánchez es impecable. Así mismo, resultan atrayentes los solos del saxofonista César Medina, y el solo del bajo en el pasillo “Sin viaje”, a cargo de Daniel Montoya, recuerda el sonido de Luis Alberto Spinetta.

“En esencia” es entonces un documento valioso porque de alguna manera representa el cambio de rumbo y el paso a una nueva etapa en la música colombiana en la que se abre la plataforma para que en un futuro, las guabinas, pasillos y bambucos suenen como las Mazurcas de Chopin o los preludios de Gershwin.

 

En esencia

Grupo Carrera Quinta

Independiente, 2009

$25.000

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.