RevistaArcadia.com

Electrovacilón contestatario

Eduardo Arias reseña el último albúm de Bomba Esteréo, Estalla.

2010/07/13

Por Eduardo Arias

Soy honesto desde la primera línea: siento una especial debilidad por Bomba Estéreo, así que no esperen un comentario demasiado equilibrado. Supe de ellos por casualidad. Hará un par de años los contrataron para animar una fiesta a la que llegué muy temprano, cuando los anfitriones aún preparaban las mesas, y descubrí que, en un rincón de la sala, casi escondido, una banda ensayaba y hacía los últimos ajustes de sonido: una cantante, un bajista, un percusionista y un computador portátil. Eso era todo. A medida que avanzaba el ensayo, me dejé llevar por esa combinación de ritmos frenéticos, esporádicas gaitas hembra y macho intervenidas con reverberaciones y ‘delays’. El bajista, como buen bajista, apenas se movía para chequear en qué iban las pistas del portátil. Al frente, una niña menuda con una energía tremenda que hacía las veces de cantaora, de MC de hip hop, lo que hiciera falta. Atmósferas electrónicas y voces pregrabadas de locutores de radio le daban cierto aire de misterio y modernidad a todo aquel frenesí. Parafraseando a sir Winston Churchill, resultaba increíble que tan pocos pudieran lograr tanto.

Varios meses después, cuando compré Volumen I, comprobé que aquello no era el recuerdo idealizado de una noche feliz sino, sencillamente, un proyecto contundente. Sencillo, directo. Actitud de rockeros en un formato de folclor contemporáneo.

¿Cuál será el secreto? Aventuro una hipótesis: mientras que Simón Mejía luce silencioso y tranquilo, por la sangre de Li Saumet, quien nació en Santa Marta, fluyen un talento y una energía abrumadores. Lo demostró hace poco en la entrega de los premios de la revista Schok. Era una de las cinco cantantes que, bajo la dirección de Iván Benavides, le rendían homenaje a Berenice Chávez. Cuando le llegó el turno de cantar sola, se tragó el escenario.

Bomba Estéreo se formó en 2005, cuando Simón Mejía y Diego Cadavid, integrantes de la banda AM 770, se contactaron con Liliana Saumet, cantante de una banda de reggae dub. Grabaron Volumen I en 2006 y acaban de lanzar Estalla, un álbum que mantiene el espíritu sonoro del anterior, pero en el cual desarrollan más las ideas y en la mayor parte de los temas se acercan al concepto de canción.

En los créditos se informa que Li Saumet canta, que Simón Mejía se encarga del bajo, la guitarra y los loops, que Diego Cadavid es el percusionista y Kike Egurrola es el baterista. Que el álbum lo grabaron entre marzo y agosto de este año. En su página www.myspace.com/bombaestereo se definen como “canción popular melodramática” y “electrovacilón contestatario”.

Pero en Estalla no todo es frenesí, ritmo y rumba. Los temas instrumentales “Camino evitar” y “Palenke” son sicodelia pura. “Agua salá” es una canción triste. Lo mismo podría decirse de “Pa ti”. Los textos también se pasean por diversos territorios. Aunque priman letras relacionadas con el amor, la seducción, el erotismo y el deseo, también aparece el tono panfletario de “La niña rica”, muy en la onda de “Plástico” de Blades, adaptada a los tiempos postmodernos de las siliconas de La 93 y el Parque Lleras. También surgen pullas inesperadas, como en “Música acción”, un texto de amor en el que de pronto se oye “Sal de esa basura, mira no te quejes, deja la mentira como Uribe Vélez”. El tema que cierra el álbum se denomina “Raza”. Es una declaración de principios en la que Li Saumet canta: “Yo no soy fanática de la protesta, pero sin embargo respeto tu propuesta, que es analítica, que a veces apesta, pero que te quejes y no hagas nada es lo que me molesta”. Y más adelante: “Crecí en el mar muy cerca de la gente, con el sol potente, a las 2 y 20, cuando el sudor se pone caliente, y a veces me quejo del presidente (...)no tengo visa ni pasaporte vigente, pero quiero que mi música llegue a otro continente (...) ”.

¿Cuál será el camino que seguirá Bomba Estéreo? ¿Llenarse de músicos invitados y archivar el computador? Espero que no. Porque la fortaleza de Bomba Estéreo es que no trabajan con el máximo posible sino con el mínimo necesario.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.