RevistaArcadia.com

¿Es posible desmontar el paramilitarismo?

Marta Ruiz reseña Fin del paramitarismo de Rafael Pardo Rueda

2010/03/15

Por Marta Ruiz

Quién sabe qué esperpento se habría cocinado en el Congreso durante las discusiones de la Ley de Justicia y? Paz, si no hubieran estado allí Rafael Pardo y otro puñado de senadores y representantes que se dieron a la tarea de inyectarle algunas dosis de verdad, justicia y reparación al proceso de paz con los paramilitares. Pardo estuvo en primer plano no solo porque al iniciar la legislatura era uribista, sino porque como ex ministro de Defensa y ex consejero de paz, se considera una voz autorizada en el tema. En el Congreso, nunca hizo concesiones: caracterizó a los paramilitares como criminales con pretensiones políticas.

Como era lógico, Pardo terminó lejos del gobierno y cerca de la oposición. Ahora, en su condición de dirigente liberal presenta su libro Fin del paramilitarismo. ¿Es posible su desmonte? , se pregunta. Se trata de una simbiosis entre el intelectual, que interpreta una compleja realidad, y el político, que hace propuestas para resolver los grandes temas del país. Este es el quinto libro de Pardo, y está dividido en tres partes. La primera es una crónica sobre la génesis del paramilitarismo juiciosamente documentada. Un gran aporte de esta crónica, entre otros, es que hace visible y explica algo que con frecuencia se olvida: que así como en Colombia hay una larga tradición de autodefensa y de permisividad con la justicia privada, también ha habido esfuerzos de casi todos los gobiernos para desmontar y frenar a los paramilitares. Su registro de políticas y decretos desmienten la propaganda de que solo en los últimos años se ha hecho algo para el desmonte de las autodefensa.

La crónica se queda, sin embargo, a mitad de camino. Tiene omisiones imperdonables como la casi inexistente referencia a las controvertidas Convivir, que aportaron su cuota a la expansión paramilitar a mediados de los años noventa y que fueron clave para que muchos sectores de la fuerza pública y las instituciones mantuvieran un vínculo con las autodefensas.

El relato está intercalado con documentos de referencia que son una buena memoria sobre la génesis de la negociación con los paramilitares en los últimos cuatro años. Pero la voz del autor, como historiador y cronista, parece perderse en medio de este archivo, valioso sí, pero duro de leer.

La voz de un Pardo eminentemente político reaparece en el segundo capítulo. Plantea ocho propuestas para sacar de la crisis el proceso. Para salvar lo que parece insalvable. Algunas son tan obvias que ya deberían estar en marcha, como el diseño de una política de Estado para atender a las víctimas. Otras tan controvertidas que habrían merecido mayor espacio y argumentos más sólidos, pues se trata de un libro y no de un simple documento en borrador para la discusión. Es el caso de su propuesta sobre la creación de una guardia nacional para cuidar el campo. A pesar de que hace años Pardo ha defendido la existencia de esta tercera fuerza, aún no es claro por qué la Policía, con sus carabineros, no podría cumplir esta función. La idea de incluir a los soldados en los programas de reincorporación de combatientes también necesita más de un hervor. Con una fuerza pública que alcanza los trescientos mil hombres, muchos de los cuales rotan, garantizar una reincorporación masiva parece a primera vista bastante difícil. Otras propuestas como trocar la deuda externa para la reparación son interesantes y deberían estar en la agenda de alguien en el gobierno.

Pardo no pierde la esperanza. Cree que es posible un acuerdo político nacional para darle un nuevo rumbo al proceso con los paramilitares y acabar de una vez por todas con los tentáculos del monstruo.

Lástima que el libro no haya sostenido a lo largo de sus páginas el tono con el que empieza. El de las memorias y reflexiones de un hombre que vivió un momento político crucial, que se la jugó a ser la conciencia crítica de una negociación llena de sombras.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.