RevistaArcadia.com

Intelectuales colombianos

Mauricio Sáenz reseña Pensamiento colombiano del siglo XX

2010/03/15

Por Mauricio Sáenz

Con Pensamiento colombiano del siglo XX, el Instituto Pensar ha puesto a disposición de los lectores del país el primer tomo de una obra importante. Se trata de una serie destinada a convertirse en referente necesario para quienes quieran revisar el mundo de las ideas de un país tan peculiar como Colombia, en un momento crucial de su historia.

Los editores decidieron presentar el panorama del período escogido a través de perfiles de los protagonistas. Los artículos están compuestos por una semblanza biográfica, que no apologética, un resumen crítico de sus ejecutorias, sus obras y sus ideas, y una amplia bibliografía de los trabajos más importantes publicados sobre cada uno de ellos.

Esa metodología tiene dos salvedades, consignadas en el prólogo. Una, que los editores no quieren sostener que “la vida intelectual del país haya girado exclusivamente en torno a figuras individuales”, ni crear una “mitología de héroes”, sino asumirlos como “intelectuales vehiculadores de ideas”, siendo estas el verdadero objetivo. Y dos, que la obra no está reservada a la producción de los filósofos y los científicos sociales, pues entiende que “pensamiento abarca también la actividad cognoscitiva de artistas, literatos y activistas políticos”.

Más allá de esas salvedades, plausibles más para los académicos que para el público en general, lo cierto es que tras la lectura de Pensamiento colombiano del siglo XX emerge con claridad un panorama de la dinámica que se vivió en los años de transición de las primeras cinco décadas, y un abrebocas de la segunda mitad, sobre todo con la presencia de Luis Carlos Galán.

Si damos como cierta la afirmación de Eric Hobswaum, quien sostiene que el siglo XX en realidad comenzó en 1918, hay que decir que en Colombia tardó aún más en hacerlo. Los colombianos asomaron a la última centuria del milenio como una sociedad aldeana y bucólica, en la que las ideas que atravesaban a Europa con vientos de revolución eran vistas, a través del cedazo eclesiástico, como embelecos de otras latitudes.

La mayor parte de los personajes que aparecen en este volumen fueron cruciales en el acontecer nacional durante esa primera mitad del siglo XX, cuando en el país las tensiones progresistas se sentían con fuerza ante las murallas del inmovilismo. Aquí aparecen figuras tan diversas y disímiles como el educador Agustín Nieto Caballero, el crítico Baldomero Sanín Cano, el cura guerrillero Camilo Torres Restrepo, el político socialista Gerardo Molina, los poetas Gonzalo Arango y Jorge Gaitán Durán, el pensador marxista Ignacio Torres Giraldo, el escritor José María Vargas Vila, el intelectual y escritor Carlos Arturo Torres, el líder indígena Manuel Quintín Lame, el humanista y político Luis López de Mesa, el escoliasta Nicolás Gómez Dávila, el neotomista Rafael Carrasquilla, la crítica de arte Marta Traba… Todos ellos personajes de la más alta relevancia en su momento, pero ahora, muy pronto, casi olvidados por las nuevas generaciones.

Recuperarlos es importante porque, para bien o para mal, todos ellos, en su campo, contribuyeron a crear ese difuso concepto que sigue siendo nuestro aglutinante nacional: Colombia. Pensamiento colombiano del siglo XX es una obra excelente por todos los aspectos, pues permite a los lectores no especializados aproximarse a profundidad a las raíces intelectuales de nuestra nacionalidad en su pasado reciente. Tal vez la escogencia de los personajes para este volumen podría parecer un poco caprichosa, pues no abarca un período bien determinado, y su presentación por orden alfabético podría confundir a algunos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.