RevistaArcadia.com

La antinovela antisocial

2010/07/31

Por Catalina Holguín Jaramillo

Fondoblanco es el monólogo interior de Chaz, intenso narrador y protagonista orgulloso de su bazuquería que se toma el vodka hasta el fondo de la botella, aspira coca hasta sorberse el mugre, mete pepas, ácidos, crack, hongos y el ocasional bareto todo el día, y en todas las 118 páginas de la narración, hasta terminar en una clínica metiendo drogas medicadas por tipos de bata, pantufla y estetoscopio. Hasta ahí la trama, el nudo dramático de Fondoblanco, que se anuncia como “novela” en la portada pero carece de lo más mínimo que hace a una novela: personajes desarrollados, prosa medianamente secuencial, una narrativa. Pero bueno, ya dijo Henry James que la novela es “a loose baggy monster”, un monstruo bombacho e impreciso, y dentro de esa definición todo cabe, hasta Fondoblanco, una oda tardía a las drogas, al mal sexo y al rocanrol.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.