Inocencia. Penelope Fitzgerald. Impedimenta. 352 páginas. $65,400

La forma de la infelicidad

Catalina Holguin reseña Inocencia, de Penelope Fitzgerald.

2013/11/14

Por Catalina Holguín

Inocencia gira en torno a la posible felicidad de una pareja italiana. Estamos en Florencia, Italia, año 1955, después de la Guerra y después de Mussolini. Son dos los protagonistas: Chiara Ridolfi, hija de una aristocracia venida a menos, y Salvatore Rossi, neurólogo de pueblo y en proceso de subir un par de modestos peldaños en la escala social. El momento más memorable de su juventud es la ocasión en que su padre lo lleva a conocer al filósofo marxista Antonio Gramsci y decide que ante la inutilidad de las ideas solo es posible la salud del cuerpo. Para Chiara quizá lo más peculiar de su juventud sea su amistad con Barney, una inglesa impulsiva y excéntrica que imagina historias de amor con cada hombre con el que cruza mirada. Chiara y Salvatore se conocen en un concierto de música al que le siguen una serie de fracasos que solo pueden tener dos personas extremadamente torpes en las formas y cortesías del amor pero empeñadas en encontrar la felicidad en pareja.

Pero la novela abre con una parábola sobre la felicidad que pone en duda la posibilidad de tal destino y expone cómo las felicidades de unos se labran con las infelicidades de otros. Corre el año de 1568 en La Ricordanza, histórica estancia de la familia Ridolfi. La pequeña hija del Conde es enana, básicamente, y para evitarle futuros sufrimientos su padre la cría en un mundo artificial: criados, institutrices, bufones, los peldaños de las escaleras y hasta los instrumentos están hechos a la medida de la pequeña niña, incluso su amiga Gemma, importada directamente de una zona aledaña. Pero Gemma empieza a crecer. La infanta, siguiendo la tradición familiar de velar por la felicidad de otros, ordena que le mutilen piernas y ojos para que nunca jamás su amiga sepa que es un ser desproporcionado y, por lo tanto, infeliz.

Inocencia, que por esta parábola podría llamarse también Crueldad o Ironía, es la novela tardía de una escritora tardía. Penelope Fitzgerald nació en Inglaterra en 1916 y publicó su primera novela a los sesenta y un años de edad, iniciando una carrera en la que produjo nueve novelas, tres biografías, ensayos y cuentos. Ganadora de un premio Booker en 1979 por su novela Offshore, Fitzgerald ocupa un lugar importante en la literatura inglesa contemporánea.

Inocencia, publicada en el 2004 y recientemente traducida al español, avanza con la calma de quien conoce el camino de la escritura y la confianza de quien no teme la excentricidad. Algunos capítulos son como vitrinas minúsculas, otros son intempestivos como machetazos y luego otros largos y tangencialmente conectados con la historia de los amantes. El efecto es como un paisaje compuesto por viñetas de intenso detalle y otros tramos amplios y borrosos. Así, vemos el interior de la casa de Gentilini, médico amigo de Salvatore, la amistad del padre de Salvatore con Gramsci, o la solitaria cotidianidad de Cesare, primo de Chiara y guardián de los viñedos familiares.

Esta novela apela a una sensibilidad difícil de definir. No es una novela de romance ni una novela histórica aunque la relación de Salvatore y Chiara ocupe un espacio tan central como el momento histórico y el lugar donde se desarrollan los hechos. En el epílogo a la novela, Amena Stanza la compara con las comedias de Shakespeare y enumera varios de sus temas comunes. Pero Inocencia parece una variación de la primera frase de Ana Karenina de Tolstoi: “Todas las familias felices se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera”. La infelicidad de los Ridolfi no es dramática ni espectacular como la de los Karenin. Y no lo es porque Fitzgerald es una escritora de formas y de ritmos, por lo cual su novela Inocencia es la historia curiosa, discreta y silenciosa de otra pareja casi feliz.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación