RevistaArcadia.com

La piedra política de Stone

Juan Guillermo Ramírez reseña Las Torres Gemelas dirigida por Oliver Stone.

2010/03/15

Por Juan Guillermo Ramírez

Cinco años han pasado. Y es poco y por lo tanto ya no es posible enumerar cuántas imágenes sorprendentes de la ficción estadounidense se han producido en el período posterior al 11 de septiembre de 2001. Campanarios de iglesias que se hunden sobre un grupo humano, aviones que caen en picada en un estadio de béisbol, comunidades recluidas espantadas por las intrusiones de extraños seres, locos indiferentes que caminan hacia el Parlamento, máscaras de todo tipo que siguen las huellas de sus caras en un rictus burlón, una cólera culpable, una figura terrorífica... presentes en La guerra de los mundos, Superman, Vampiros, V de Vendetta, Hulk y Batman regresa. Simultáneamente, estos cinco años fueron remarcados por una espera, la de la primera película que se atreviera a basar una ficción de lo vivido por los neoyorquinos el 11 de septiembre de 2001.

Pero Las Torres Gemelas de Oliver Stone (2006), lo mismo que Vuelo 93 de Paul Greengrass, desarrollan intensamente el suspenso y hacen un parangón con el regreso a las cenizas de una especie de régimen espectacular, una ética de la pobreza dramatúrgica y visual. Si Greengrass le dio un aspecto de telefilme a las últimas horas de vida de los pasajeros del avión que debía caer sobre la Casa Blanca, Oliver Stone prefirió construir su película en el ángulo muerto de la televisión, desde el punto de vista de ese grupo de personajes en el mundo que no pudieron observar en vivo y en directo las imágenes del 11 de septiembre.

Es el caso de John MacLoughlin y Will Jimeno (el siempre magistral Nicolas Cage y Michael Pena), dos policías de la Autoridad Portuaria de Nueva York, enviados a las dos torres después del primer impacto, quienes se encuentran atrapados en los escombros desde la primera media hora de las más de dos horas de la duración de la película. El guión, escrito por Andrea Berloff, no es verdaderamente el de una ficción, pues se apoya rigurosamente en el testimonio de los dos policías rescatados y deja en nuestro recuerdo el sello de la recontextualización. Este dispositivo niega toda imagen a los partidarios de la guerra santa, pero alegoriza la impermeabilización del mundo de los Estados Unidos sobre el modelo de la caverna de Platón, inscribiendo brevemente la sombra de un avión sobre una fachada de un inmueble.

El epílogo muestra a los dos hombres rescatados y elogiados dos años después por su coraje, mientras que el plano general del final precede a un muro en donde se inscriben los nombres de estos dos colegas difuntos. Pero la ortodoxia de esta conmemoración, asociada con el nombre y la reputación de Stone, violentan al espectador al alejarse de la violencia del sentido anunciado: los medios por los cuales el cineasta formula lo que podría ser la postura forzosamente violenta de una película sobre el 11 de septiembre. Una de estas infracciones sigue a la alegoría platónica: los atentados no han liberado al pueblo estadounidense de las cadenas, por el contrario, lo han aprisionado un poco más, lo han condensado en sus representaciones más sencillas.

En Las Torres Gemelas hay más compasión que cinismo en la selección de los policías para retornar al heroísmo por el cual la televisión los había calificado. El 11 de septiembre no ha permitido la existencia de un cine que reaccione, porque puede exacerbar la inocencia y la ambigüedad. El cine de acción ha creado un monstruo tan terrorífico que es impotente al combatirlo.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación