RevistaArcadia.com

Noticias rusas

Eduardo Arias reseña el disco de la Orquesta Sinfónica de Rusia, Desde Rusia: notas sinfónicas de Colombia

2010/03/15

Por Eduardo Arias

Uno no sabe si reír o llorar con un disco como este. Reír, porque un grupo de músicos rusos (y colombianos educados en la gran tradición musical de Rusia) se dio a la tarea de grabar con seriedad y muy buen criterio obras de cámara y para orquesta de seis compositores colombianos. Llorar, porque discos como este, que aparecen en el mercado muy de tarde en tarde, hacen caer en cuenta del desinterés casi generalizado que existe en Colombia por divulgar la obra de sus compositores académicos, de la que no se tiene noticia casi nunca. En estos tiempos de Colombia es pasión se han oído muchas versiones para orquesta de “Brisas del Pamplonita” y de “Carmen de Bolívar”, pero poco o nada de la obra de estos autores que también exploran y realzan la identidad nacional, así no llenen estadios como Juanes.

Claro, saltarán furiosos: que cómo así, que sí existen grabaciones de compositores colombianos, que la Sinfónica de Colombia y la Filarmónica de Bogotá los han grabado, que la música del período colonial que reposa en los archivos de las catedrales la han grabado, que existen varias grabaciones de compositores contemporáneos...?¿Y quién divulga estos discos? ¿Quién los promociona, los reedita? ¿Quién se encarga de hacerlos accesibles no digamos que al ‘gran público’ pero al menos sí a audiencias menos estrechas y especializadas?

Por eso resulta reconfortante la publicación de este disco marca ACME (Asociación Colombiana de Música Electroacústica), que reúne nombres como Guillermo Uribe Holguín, Alex Tobar, Antonio María Valencia, Luis Carlos Figueroa, Manuel Benavides y Jesús Pinzón Urrea. Las obras de los cinco primeros autores las interpreta la Camerata San Petersburgo, que dirige el maestro Germán Céspedes, y la pieza de Pinzón Urrea está a cargo de la Orquesta Sinfónica de Rusia, bajo la batuta de Álvaro Manzano.

El disco comienza con el “Preludio Opus 56” No. 1 de Guillermo Uribe Holguín, una pieza de 1936, escrita para piano, muy cercana a la escuela francesa de finales del siglo XIX y comienzos del XX, ya que Uribe Holguín fue discípulo del compositor Vincent d’Indy. Lo mismo puede decirse del hermoso “Concertino para cuerdas Opus 104”, de 1958. Luego se presenta una pieza de Alex Tobar, compositor de “La pollera colorá”. Se trata de la “Serenata en Málaga”, muy cercana al folclor, en la que predominan los pizzicatos que emulan los tríos de cuerdas. La siguiente obra es la “Sonatina boyacense”, de Antonio María Valencia, en la que las evocaciones del folclor regional son más sutiles. A continuación, “Concertino para flauta, orquesta de cuerdas y timbales” (1972), de Luis Carlos Figueroa, con la participación de la solista Maria Osipova en la flauta. Esta obra, en tres movimientos, está muy ligada a las escuelas nacionalistas. Por su parte “Yagé” (1964), de Manuel Benavides, es una breve danza en la que se superponen cuatro temas.

Cierra el disco el “Concierto para violín y orquesta” de Jesús Pinzón Urrea, publicado en 1993, la obra más compleja y ambiciosa de este álbum. Son tres movimientos en los que el solista (Rubén Darío Reina) debe abordar pasajes de gran dificultad.

En síntesis, un disco que debería ser el primero de una larga serie que reivindica a los compositores colombianos y no una ave rara en la discografía colombiana.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.