Paseo fallido

Diana Ospina reseña "El Paseo" de Dago García.

2010/01/21

Por Diana Ospina

La familia Peinado ha decidido emprender un viaje por carretera a través de Colombia con el fin de llegar hasta Cartagena en donde el padre les tiene una sorpresa preparada. Por el camino sufrirán distintos contratiempos, accidentes y eventos inesperados que afectarán el plan original. A partir de esta idea se desarrolla El paseo, película colombiana escrita por Dago García y dirigida por Harold Trompetero. Estrenada el 25 de diciembre, logró dos cosas que parecían difíciles: ser la producción cinematográfica número 13 de Dago García, cifra inusual en nuestro cine, y convertirse en el éxito de taquilla de la temporada por encima de grandes producciones como Tron Legacy o Los viajes de Gulliver.

 

Estrategias de marketing efectivas, apoyo de Cine Colombia y Caracol, participación de figuras reconocidas de la televisión nacional, explotación de estereotipos, lugares comunes y constancia para estrenar todos los 25 de diciembre una película y convertirla en una opción familiar de fin de año, son algunos de los ingredientes que Dago García y su empresa Dagogarcía Producciones han sabido unir para conseguir éxitos en taquilla.

 

Estas que parecieran ser buenas noticias para el cine colombiano se ven opacadas por la pobreza narrativa y visual de la película.

 

A nivel formal no hay mucho que decir, porque en las películas de Dago no se corren riesgos en ese aspecto. No se busca que las imágenes nos cuenten ninguna historia, que hagan algún guiño, proporcionen detalles interesantes o complementen lo que se cuenta. Están exclusivamente al servicio de los actores y la historia. La música, de la misma manera, está ahí para recordarnos qué debemos sentir, divertida en los momentos chistosos, con tintes melodramáticos cuando los personajes tienen confesiones o conversaciones, vamos a decirlo, “más profundas”. No en vano se le critica a Dago García que sus producciones parezcan televisión llevada al cine.

 

Si olvidamos este aspecto nos quedamos con lo más inquietante, el guión. Las buenas intenciones, si pueden calificarse así, de retomar lugares comunes, clichés y llevar una suerte de Pelota de letras a la pantalla, se ven desdibujadas por el ritmo de la película que se pierde en varias ocasiones gracias, en gran parte, a la introducción de sucesos completamente inverosímiles o estrafalarios (la imposible aparición del perro, la banda de secuestradores en kimono, por solo citar algunos) que terminan por alejarse de la idea inicial. A esto se suma el humor fácil, predecible y superficial que incluye adolescentes en bikini usando su cuerpo, ricos malos, amas de casa comprensivas y pseudo-espirituales despistados. Actuaciones que se desdibujan en caricaturas, un paisaje natural completamente inexplotado e introducción, a la fuerza, en medio de todo esto, de mensajes moralizantes y educativos con el fin de promover una Colombia unida y en paz (esto incluye ropa blanca, canción de Juanes y velero navegando sobre el mar de Cartagena), terminan por completar el cuadro.

 

¿Debemos alegrarnos porque al fin no se hable de narcotráfico, como señalan algunos? Creo más bien que valdría la pena apagar más el televisor y revisar los últimos estrenos colombianos en los que, hace rato, ése no es el único tema; y aventurarnos a pedir, como espectadores, que tanto talento, financiación, dinero y distribución estén al servicio del entretenimiento, cosa que nadie critica, pero con más inteligencia.

 El Paseo

Dirección: Harold Trompetero

Guión: Dago García

Actores: Antonio Sanint, Carolina Gómez, María Margarita Giraldo, Miguel Canal, Adelaida López.

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.