RevistaArcadia.com

Pintando a Bach con la voz

Andrea Baquero reseña Bach, la última producción de la mezzo-soprano sueca Anne Sofie von Otter

2010/03/15

Por Andrea Baquero

Hoy en día elegir una grabación del compositor alemán J.S. Bach se convierte prácticamente en una tarea de investigación, no solo porque Bach fue el músico que alcanzó la cumbre del período barroco y por lo tanto hace parte del repertorio de la mayoría de intérpretes, sino porque además, Bach dejó un catálogo de 1.127 obras instrumentales y vocales.

Esto aunado a la cantidad de corrientes interpretativas que existen de su música, debido a la notación que se usaba durante esta época, que era algo así como el jazz de hoy, hace que el momento de sentarse a escuchar su música, se vea directamente afectado por la versión que uno ha elegido.

Es por esta razón que a pesar de ser una compilación de doce arias y piezas instrumentales diferentes —en la que no se incluyen obras completas—, la última producción de la mezzo-soprano sueca Anne Sofie von Otter, junto al director y organista Lars Ulrik Mortensen, bajo el sello Archiv Produktion, se convierte en la mejor opción con respecto a la música de Bach para este año.

El disco es prácticamente un homenaje a la música de un compositor genial, versátil y profundo, a cargo de intérpretes que han crecido dentro de la escuela de Nikolaus Harnoncourt, el director alemán que desde la década de los cincuenta se preocupó por recuperar el sentido original que Bach concibió con las herramientas de su época; los instrumentos antiguos y la afinación variable, así como el fraseo y los adornos, elementos que rompieron con las versiones románticas y que son esenciales para la vitalidad y la esencia de las composiciones de Bach.

El orden de las piezas que aparecen en Bach fue cuidadosamente seleccionado por Von Otter tras escuchar y hacer anotaciones de las 200 cantatas del compositor alemán. Este profundo conocimiento de la obra hace que los cortes instrumentales así como los duetos y las arias que llenan los 57 minutos de la grabación, aparezcan como música digerible y dinámica, que a pesar de haber sido compuesta durante el barroco, sigue vigente hoy en día.

Y es que no es solo por la interpretación de los músicos que hacen parte de esta producción que vale la pena tener esta grabación: es, además, la fluidez interpretativa. Bach es una grabación que por haber sido cortada en bloque, se convierte en un disco que evoca un concierto; música en vivo a cargo de intérpretes que no pasan por alto ni el más mínimo detalle.

El énfasis en los textos así como el fraseo con el que la orquesta apoya a Von Otter, logra que esta selección de arias y sinfonías se convierta en el orden perfecto. Escuchar este disco es prácticamente un viaje en el tiempo debido a la interpretación detallada e impecable a cargo de Von Otter junto al Concerto Copenhagen bajo la dirección del organista Lars Ulrik Mortensen, quien marca la diferencia en el estilo al dirigir tras el órgano positivo.

Los instrumentos de época agregan el color y ejemplifican las diferentes orquestaciones que usaba Bach para sus composiciones mientras que las dinámicas, acompañamientos y énfasis en detalles de dicción logran transportar al oyente a la Alemania de 1700.

No en vano, Von Otter asegura que “Bach realmente hace algo con las palabras, y verdaderamente disfruto el texto. No fue por casualidad que Bach apretó todo lo que pudo ciertas consonantes y vocales. Uno tiene que pintar el cuadro de la mente de Bach con la voz”.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.