RevistaArcadia.com

Por las calles

José Alejandro Cepeda reseña Latin Groove el albúm de Toño Barrio, uno de los combos más interesantes de la nueva salsa colombiana

2010/03/15

Por José Alejandro Cepeda

El barrio de San Antonio, llamado el “Cali viejo”, es uno de los puntos emblemáticos de la capital del Valle del Cauca. Cuenta con la dosis suficiente de historia, aire nostálgico y una topografía empinada de calles empedradas y árboles centenarios, para correr el riesgo de congelarse en el tiempo y convertirse en una colorida postal de sí mismo, en el obligado itinerario turístico. Pero San Antonio ha logrado esquivar la postal: desde el 2006, es el epicentro de Toño Barrio, uno de los combos más interesantes de la nueva salsa colombiana, confirmado con ello que la Comuna 3 y el occidente de la ciudad se alimentan de pasado pero son capaces de reinventarse, de seguir vivos.

Toño Barrio es un proyecto cultural que vive la salsa de golpe, y ha reunido a ocho jóvenes del occidente colombiano que se declaran comprometidos con la construcción del país desde las artes musicales, “envueltos por la salsa del Cali viejo e intentando proponer una salsa caleña nutrida por los nuevos sonidos del mundo”. Palabras más, palabras menos, se trata de recuperar el legado de Niche, Guayacán, La Misma Gente o Alfredo Linares, pero haciendo parte de esa nueva generación variopinta que tiene en común sintetizar los sonidos del pasado desde una perspectiva urbana, como lo hacen otros proyectos colombianos como Mojarra Eléctrica, Calambuco, Banda La República, Choc Quib Town, Superlitio, Zion Stereo, Ancestros, Herencia, Bahía, Son Manicomio, La Guaracha Son y Bambarabanda. Además de veteranos de todas las parrandas de terraza existentes, hicieron el esfuerzo de venir a Bogotá donde la nueva salsa ha resurgido con fuerza. El periplo los ha llevado a ser residentes de bares como La Fuente, Blues Brothers, Casa de Citas o Quiebracanto, y su corte “Maniquí” fue incluido en el álbum Salsa D.C., que compiló nuevos artistas del género en la colección Nuevas Músicas Colombianas.

El álbum de Toño Barrio, acertadamente titulado Latin Groove, con un arte gráfico que le hace justicia al Cali viejo, concreta su debut oficial presentando un trabajo que va desde la búsqueda del sonido de aquella salsa brava de los setenta, condimentada sin abusar de rock, funk o hip-hop. Por eso en “Intro” está invitado Tostao de Choc Quib Town; en “Barrio viejo” o “Tu decisión” se siente la escuela de la salsa clásica; en “Sintoniza” se acercan al montuno o en “Reventando” y “Así” se pasa por el bolero y el cha-cha-chá. Composiciones como “Huracán” revuelan sobre el latin jazz neoyorquino; y con la ayuda de Jacobo Vélez y Tomás Correa de Mojarra Eléctrica en “El otro negro José”, parten de la cumbia y viajan al Pacífico para denunciar el destierro de miles de colombianos. Temas como el porro “El Cangrejo”, con herencias de la propuesta de Bahía, complementan un arranque prometedor que puede ganar mayor contundencia.

Toño Barrio lo reitera: la salsa que ahora se ha venido construyendo con buen criterio en Colombia no es solo La 33. Costó mucho sacar al género de las sábanas y ponerlo de nuevo a caminar por las calles, como las de San Antonio. Esperemos que esa buena salsa, la que se hace tanto para bailar como para escuchar, no la vuelvan a encerrar en las alcobas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.