Retazos

Alberto de Brigard reseña "Faraón Angola" de Rodrigo Parra Sandoval.

2011/06/23

Por Alberto de Brigard

La conocida maldición china: “ojalá vivas en tiempos interesantes”? tiene una connotación particular para los artistas. Muchos creadores, inmersos en la cotidianidad de épocas turbulentas, parecen sentir cierta obligación de registrar o reinterpretar historias que todavía no han decantado del todo, quizás por temor a la etiqueta de frívolos o escapistas. En el caso de un escritor como Rodrigo Parra, que tiene además formación de científico social, es probable que sea mayor la sensación de urgencia de condensar en un libro su visión sobre el mundo que le correspondió vivir. El grave riesgo es terminar produciendo obras en las que, como en este caso, es evidente que motivación no es necesariamente sinónimo de inspiración.

 

Faraón Angola es un libro de estructura muy elaborada. Tiene cinco secciones independientes, tituladas “Faraón 1”, “Faraón 2” y así sucesivamente, en las que un buen número de personajes diferentes comparte ese curioso nombre. En el primer capítulo una mujer llamada Micaela recuerda la vida de su madre, mientras viaja de Bogotá a Cali para asistir a su funeral; parte de la vida de esa madre muerta trascurre en uno de esos desafortunados puntos de la geografía nacional por los que van y vienen los “hombres de la guerra”, y en donde el hecho mismo de existir implica tomar partido en una contienda que nunca es del todo ajena. La hija reflexiona sobre las tragedias que desplazaron a su madre desde ese pueblo innominado hasta Cali, y sobre sus relaciones con dos músicos de estilos y formaciones muy opuestas, que reflejan las disyuntivas político-sociales en las que la sumerge la historia de nuestro país.

 

Siguiendo un procedimiento que ya va agotando el posmodernismo, Parra crea un personaje —Micaela— que crea numerosos personajes que se llaman Faraón, como recurso para superar el duelo por la trágica muerte del personaje llamado Faraón que creó Parra. Los textos que recopila o inventa Micaela son los capítulos siguientes del libro; entre ellos figuran la reconstrucción de un libro de testimonios sobre la violencia, la elaboración de una biografía a partir de una colección muy heterogénea de fotografías, una historia que combina el relato amoroso con recursos convencionales de la novela negra y una especie de ensayo sobre la identidad en un entorno de violencia.

 

Lo problemático de optar por una estructura tan artificiosa es que en algún momento de la lectura uno se pregunta: ¿qué llevó al autor a agrupar estos textos? Y aquí aparece la principal debilidad de este libro: sus secciones no se complementan, no se apoyan ni se necesitan unas a otras, cada una se podría eliminar sin que se sintiera un desequilibrio o un vacío particular, lo cual, visto desde otro lado, implica que su yuxtaposición no aporta significado o interés a la obra como un todo. Por otra parte, considerados independientemente los textos tampoco lograrían salir completamente airosos; en últimas lo que hay son muchos retazos, pero no una colcha.

 

A diferencia de la crónica, una obra de ficción no tiene obligación de explicar o poner en contexto los fenómenos sociales que hacen parte de su trama, pero sí es lícito pedirle que aporte nuevos puntos de vista y nuevas asociaciones de ideas alrededor de los hechos reconocibles que incorpora; eso no ocurre en este libro, que no pasa de registrar, sin encadenarlos bien, una serie de eventos, así muchos de ellos sean innegablemente terribles o impresionantes. La falta de vitalidad de los personajes y lo endeble de las historias que sirven de marco a estas anécdotas son, en gran parte, responsables de esta falla, y alcanzan a contrarrestar los méritos estéticos y la agradable precisión y claridad de la prosa de Parra.

 

Aceptando los peligros de predecir, puede aventurarse que Faraón Angola estará en muchas de las listas de narraciones basadas en la violencia colombiana que se hagan de aquí en adelante, pero no hará parte de aquellas que seleccionen las mejores.

 

Faraón Angola

Rodrigo Parra Sandoval

Ediciones B, 2011

194 páginas

$38.000

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.