RevistaArcadia.com

A ritmo latinoamericano

Adriana reseña el disco de Marta Gómez, Entre cada palabra

2010/03/15

Por Adriana Delgado

Hace un par de semanas, en CNN en español, apareció una entrevista con Marta Gómez. En ella contó que el sello Putumayo incluyó una canción suya, “Paula ausente”, en uno de sus últimos lanzamientos de este año: Women of the World Acoustic, una bellísima reunión de canciones acústicas de mujeres de diferentes procedencias. (En el 2004, Putumayo también incluyó una canción suya, “La ronda”, en Women of Latin America.) Pero, básicamente, Gómez habló de su vida como música independiente. A pesar de no tener el respaldo de una de las grandes disqueras, antes de los treinta años ya va por el cuarto disco, y Chesky Records, el prestigioso sello independiente de jazz, le ha publicado los dos últimos: Entre cada palabra, del año pasado, y Cantos de agua dulce, que estuvo nominado en el 2005 a los Latin Billboard Awards en la categoría de mejor disco de jazz latino. Finalmente el premio se lo llevó Paco de Lucía, pero para ella fue todo un acontecimiento. Y no es para menos, teniendo en cuenta que los otros nominados en esa categoría fueron Néstor Torres, Charlie Haden y Gonzalo Rubalcaba.

Marta es caleña de nacimiento, estudió Música en la Universidad Javeriana y en 1999 se fue a estudiar al Berklee College of Music, de donde se graduó magna cum laude. Su corta pero intensa carrera se ha visto marcada por premios y reconocimientos tanto como compositora como cantante. En el 2003, su segundo disco, Sólo es vivir, estuvo dentro de la lista de los diez mejores del año del Boston Globe. Ese mismo año, “Paula ausente”, canción inspirada en el libro Paula, de Isabel Allende, ganó el concurso internacional de composición SIBL Project (Songs Inspired by Literature). Se ha presentado en clubes de jazz tan legendarios como el Blue Note y el Birdland, en Nueva York, y The Arturo Sandoval Jazz Club, en Miami. El año pasado cerró, frente a un auditorio de diez mil personas, el Festival Folclórico, Nacional e Indoamericano de Cosquín, en Córdoba, Argentina, que es uno de los más importantes en su género en América Latina. Y para cerrar con broche de oro el año, el Boston Phoenix la nombró la mejor artista nacional de música del mundo del año.

Entre cada palabra es una combinación de ritmos hispanoamericanos, entre los que se cuentan landós, flamencos, cumbias, bambucos, sones y rancheras, que se entronca en la tradición de Mercedes Sosa y las cantantes folclóricas de América Latina. Si bien en este sentido no es una propuesta novedosa, hay que destacar la calidad de los arreglos y de los músicos, además de la estupenda voz de Gómez, que le da a cada tema un matiz particular. Ella compuso todas las canciones, salvo una, y las temáticas son tan variadas como los ritmos. “Mar adentro, despacito”, por ejemplo, está inspirada en la película Mar adentro, de Alejandro Amenábar, y a ritmo de flamenco le hace un homenaje a Ramón Sampedro. “De amarillo se viste la tarde” evoca a la tarde caleña y los recuerdos de infancia de la cantante. “Casi” y “Un pedacito de tu amor”, dos de las canciones más bonitas del disco, le cantan al amor a ritmo de bambuco y ranchera, respectivamente.

A pesar de que puede esperarse un disco diferente, algo más jazzy, con un mayor grado de fusión, por lo que había leído en Internet y por la entrevista en cnn, es sorprendente encontrarse con el sonido de esta mujer joven con tanto talento y empuje, que ha logrado hacer su propia música como quiere, sin concesiones, y que nos presenta un trabajo impecable que, se nota, le sale del corazón.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.