Damián Alcázar en una escena de la película.

Sangre de tu sangre

Margarita Cuéllar Barona reseña 'Satanás' el primer largometraje del director caleño Andi Baiz.

2010/03/15

Por Margarita Cuéllar Barona

Satanás es el primer largometraje del director caleño Andi Baiz. Basada en la novela del escritor bogotano Mario Mendoza, la película narra la historia de tres personajes: el padre Ernesto (Blas Jaramillo), un sacerdote que vive atormentado por el dolor de sus feligreses y por el amor que siente por su ama de llaves; Paola (Marcela Mar), una bella mujer que recurre al “negocio” de la escopolamina para salir de la pobreza, y Eliseo (Damián Alcázar), un solitario veterano de guerra que se dedica a dar clases de inglés. Eliseo, eje central tanto de la película como de la novela de Mendoza, está basado en Campo Elías Delgado, el asesino múltiple de la masacre ocurrida en el restaurante Pozzetto en diciembre de 1986.

La película de Baiz está libre de los histrionismos y costumbrismos patéticos en los que tiende a caer la mayoría del cine que se produce en el país. Satanás es sobria y recatada, lo cual no solo es un acierto, sino un alivio. Su violencia, aunque en ocasiones se sienta un poco gratuita, es contenida y pausada, y su exquisita fotografía logra capturar esa (ti)niebla entre gris y soleada que suele cubrir las tardes de la sabana.

Baiz, junto con su director de fotografía Mauricio Vidal, logra capturar la esencia putrefacta que empapa la película creando una sensación de “fin de mundo”, muy coherente con la narración. Los primeros cinco minutos son realmente exquisitos. La película comienza en un confesionario en el que una madre angustiada por la pobreza le cuenta a un cura su dolor a causa del hambre que a diario pasan sus hijos. Las escenas que le siguen, intercaladas con los créditos y acompañadas por una secuencia musical impecable, son tan impactantes como conmovedoras.

La imagen que precede al momento en que aparece el título de la película es aterradora. Nos revela que mas allá de ser una película de horror con componentes diabólicos a lo El bebé de Rosemary o La profecía, el título hace referencia a ese lado oscuro que todos tenemos dentro. Este es precisamente el hilo que amarra las historias de los tres personajes de la película; el padre Ernesto, Eliseo y Paola luchan por sobrellevar una carga moral agobiante y su ascenso o descenso (depende como se mire) en el mal es un viaje interno en el que participamos gracias a la proximidad que Baiz logra establecer con sus personajes.

Satanás es lo mas negro, cruel y violento que ha visto el cine colombiano desde Carne de tu carne. Aunque en este caso esa “oscuridad” y esa violencia sean, en gran parte, la esencia de la película, a veces peca por violenta, a pesar del gran esfuerzo que se hace por mantener esa violencia dentro del contexto. Hay momentos en los que se siente como si el único propósito de estas escenas fueran perturbar al espectador.

Y no es que alterar al espectador sea un pecado capital, pero en el caso del padre Ernesto, por ejemplo, su violencia le resta credibilidad al personaje. Se entiende que la violencia hace parte de la dualidad de estos personajes, pero el recurso se vuelve una muleta innecesaria para transmitir lo que se quiere. La secuencia final, por ejemplo –un gran crescendo que termina en una matanza– podría haberse obviado: el epílogo es suficiente. En algunas ocasiones “menos es más”, y no siempre mostrar o hacer explícito es lo ideal.

Mucho se ha elogiado la labor del actor mexicano Damián Alcázar en su papel de Eliseo. Lo cierto es que Alcázar logra un Eliseo tan calculado y meticuloso como la misma película. La imponente figura de Blas Jaramillo en el papel del padre Ernesto también es un gran acierto, y Marcela Mar como Paola, e Isabel Gaona como Irene, la amante y ama de llaves del padre Ernesto, son una dulce revelación, y no solo gracias a sus atributos físicos. En resumen: aunque Satanás no sea una película para todos los estómagos, es un excelente comienzo para este prometedor director caleño.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com