Sense8 y Jorge Carrión.

Debate de género en Netflix

El gran tema de Sense8 es el género. Uno de los ocho “Sensates” es transexual y otro es gay, de modo que el debate genérico comienza en la caracterización de los personajes, en su identidad sexual.

2015/09/16

Por Jorge Carrión

En el momento más impactante de Sense8 (Netflix, 2015), los ocho protagonistas van recordando, en cadencia encadenada, sus respectivos nacimientos. Los partos tuvieron lugar el mismo día, en localizaciones muy distintas y alejadas entre sí: en flash-back vemos en plano frontal las vaginas muy abiertas de las madres, las cabezas de los hijos que salen de los vientres, que entran en el mundo. No creo que se haya visto antes en televisión representaciones semejantes de la maternidad en su instante decisivo. Los hermanos Wachowski versionan El origen del mundo, de Courbet, casi un siglo y medio después, en plena normalización pornográfica suben el telón, escenifican con sangre y realidad el origen del mundo que ha creado la serie, el primer segundo de esos ocho personajes de razas y culturas diversas telepáticamente hermanados, conectados de un modo tan íntimo que no solo pueden conversar a miles de kilómetros de distancia, también pueden encarnarse los unos en los otros, sentir otras pieles, luchar en otros músculos, fusionarse.

El gran tema de Sense8 es el género. Uno de los ocho “Sensates” es transexual y otro es gay, de modo que el debate genérico comienza en la caracterización de los personajes, en su identidad sexual. De ahí asciende hacia la trama: aunque parezca ciencia-ficción, con esos protagonistas que versionan la tradición del “mutante”, perseguidos por una corporación que quiere darles caza e intervenirlos quirúrgicamente, se trata de una serie con tanta acción (persecuciones, tiroteos, presencia de criminales de Europa Central, los Estados Unidos, Kenia, Japón e India) como sentimientos (relaciones familiares fuertes, enamoramientos sucesivos), pero que destaca por otro rasgo, su voluntad de ser global. El género podría ser ese: la ficción globalizada. Como una película de James Bond, como un libro de Frédéric Martel, la serie ocurre simultáneamente en lugares de todo el mundo. Los personajes los conectan. Es una ficción en red.

El posgénero de Sense8 cuestiona, también, la diferencia entre televisión y cine, esa tierra de nadie en que se ha instalado Netflix, cuyas producciones están pensadas para un consumo libre, no sujeto a la emisión semanal. Pese a algunos inicios y finales de capítulo montados en contrapunto y con banda sonora climática, la serie está más cerca de la cinematografía de sus autores que del lenguaje propiamente serial. Es una película en episodios, como lo acabó siendo Matrix (1999-2003), su otra obra lograda, tras los largometrajes de los últimos diez años que no encontraron el modo de ajustar su extensión a las historias cruzadas que –adaptación de obras previas o no– siempre acaban escribiendo los hermanos. Pero la aportación de Michel Straczynsaki, como cocreador, no debe desdeñarse. El guionista de la mítica Babylon 5 (Warner Bross, 1993-1998), que ha trabajado en cine y ha destacado sobre todo en el ámbito del cómic superheroico, ha declarado que los hermanos Wachowski y él tienen esbozadas las cinco temporadas de la obra. Se trata de un dato muy significativo, pues los guionistas de series raramente saben qué ocurrirá el año que viene. Los Wachowski y Straczynski, en cambio, apuestan rotundos por un plan a largo plazo.

La renovación para una segunda temporada se anunció el 8 de agosto: el día de los nacimientos de los ocho protagonistas, de sus partos simultáneos, de su llegada a la era del transgénero.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com