RevistaArcadia.com

Un cadáver en la mesa es mala educación

Andrés Borda reseña Un cadáver en la mesa es mala educación de Pedro Badrán Ediciones B, 2006 169 páginas

2010/03/15

Por Andrés Borda

Habrá muchos que disfruten del tono autorreferencial y muchas veces erótico que Pedro Badrán ha escogido para contar un relato policial que se parecerá, imaginamos, a muchos de los casos que fácilmente podremos encontrar en la historia penal de nuestro país. Federico Laínez es aquí el protagonista e intenso narrador que está decidido a descifrar el asesinato de su amigo, el periodista Alcibíades Salazar, mientras el resto del país no deja de asombrarse por el reciente homicidio del político Santiago Eljach y de la consistente y aterradora limpieza social que comienza a tomarse Bogotá. La historia policial marcha al tiempo que se desarrolla una relación entre la fanática del arte Valeria Fidalgo y Laínez, y cuyos puntos más significativos coincidirán curiosamente (no se puede asegurar si a propósito) con los momentos más importantes de la investigación de los asesinatos.

Pero habrá también otros lectores que, al recorrer las páginas en las que el narrador se detiene a compartir con nosotros su obsesión por el sexo y su creciente deseo por acostarse con Valeria, querrían que Badrán se concentrara más en la trama policial que en las obsesiones de un personaje que no termina de aceptar que es parte de una clásica historia de asesinatos: hay, por ejemplo, escenas en las que los personajes se preguntan, como profesores de literatura fanáticos de Brecht, si no será que se han convertido en piezas de una trama de suspenso; y hay también páginas enteras en las que Laínez nos describe con imágenes burdas, que no alcanzan a ser ni chistosas ni atinadas, la fisonomía de Valeria.

Al final todo se reduce a si nos gusta o no el narrador. Algunos lo encontrarán fascinante, otros no lo soportarán. En cualquier caso la historia está tan bien contada y estructurada que no es difícil llegar hasta el final para reconocer los evidentes méritos de esta ambiciosa novela, escrita por un importante e igualmente ambicioso narrador como lo es Badrán.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.