RevistaArcadia.com

Un corazón que late

Maria Cristina Rincón reseña Un corazón que late de Virginie Aladjidi Ilustraciones: Joëlle Jolivet Kókinos, 2006 24 páginas

2010/03/15

Por María Cristina Rincón

De la inmensidad de la vida que se gesta, tan frágil, tan pequeña en contrapunto con el universo, nos habla este libro. Desde las constelaciones vamos acercándonos, página a página, a la madre que abraza al bebé que duerme confiado en ella, a su corazón que late y, después, un párrafo nos hace desandar el camino y nos devuelve al universo: ese cosmos silencioso y estrellado donde lo único cierto es que la vida late rítmica, pacíficamente. La francesa Virginie Aladjidi propone un juego de acercamiento, acogiéndose a una fórmula ya probada por las retahílas: repetir una pregunta, cambiando cada vez el complemento y el sujeto: “En el universo, ¿sabes qué hay? La Tierra. En la Tierra, ¿sabes qué hay? Un país”, y continúa hasta llegar al “corazón” del universo: un latido. Después, fiel a la fórmula nos regresa: “Un latido en el corazón del bebé de la mamá sentada en el sillón…”. El texto da pie, sin embargo, a Joëlle Jolivet para desplegar con gracia un juego de imágenes en el que superpone sus trazos a grabados antiguos o, al revés, crea un escenario y lo amuebla recurriendo a grabados que siluetea y ajusta al espacio digitalmente. El resultado: un mundo lleno de detalles delicados que contrasta con el manejo del color (máscaras sin matices, que cubren la totalidad de las superficies y que contrastan entre ellas). El color amarillo es la guía que se desprende del sol y nos conduce por ese laberinto que arranca en el cosmos y nos lleva a la Tierra, a un país, a una calle, un edificio, una ventana, un salón, una madre. La mujer no está sola. Un gato escondido la acompaña y se asoma a su espera como los lectores, siempre atraídos por el misterio de una vida por empezar.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.