El hombre que no fue jueves Juan Esteban Constaín Penguin Random House $45.000 184 páginas

Un sentido homenaje

La más reciente novela de Juan Esteban Constaín es más que un homenaje a G.K. Chesterton, es además una fiesta entre la religión, la música, la risa, la literatura y la historia.

2014/07/23

Por María del rosario Laverde

El título de la más reciente novela de Juan Esteban Constaín es ya una celebración al autor británico G.K. Chesterton. Y en efecto, el creador del Padre Brown y la causa por su beatificación son el hilo conductor de esta trama histórica que con la misma facilidad se apega a los hechos verídicos como se aleja de ellos.

Desde hace años cursa una petición en el Vaticano por parte de los seguidores del autor inglés para que se le santifique y Constaín tomó esta iniciativa de apariencia descabellada para contarnos una historia delirante que respira mucho de verdad y mucho más de ficción. Poco antes de la renuncia del papa Benedicto xvi se le encarga a un profesor, en medio de un aura de misterio en la que se ve obligado a no usar su propio nombre, la lectura e interpretación de unos documentos hallados por el papa que darán cuenta de este proceso, que al parecer muchos no quieren que llegue a término. El profesor hará las veces de narrador y nos llevará de la mano entre las distintas historias que se entretejen con la de nuestro escritor. El homenaje que el profesor le rinde a Paul McCartney, la amistad entrañable entre Bernard Shaw y Chesterton, Jorge Luis Borges traduciendo a Chesterton, Mussolini invitándolo a tomar café y la presencia soterrada de Dan Brown esperando quizá por una buena historia (al menos en el imaginario de uno de los personajes) son solo algunos de los juegos de Constaín que dan cuenta de la afirmación del narrador acerca de que la ficción es mucho mejor que la realidad porque dice la verdad.

Chesterton llega tarde a su propia historia (primero nos cuentan la de Casanova) y por medio de lo que algunos llaman el arte de la dispersión se entrecruza con otras tantas, de manera prodigiosa, sin que el lector sienta interrumpida su lectura y la continuidad de lo que le han venido contando hasta ahora, para retomar en medio de varios papas. Pío xi, asiduo lector suyo, que le encomienda una misión definitiva para la Iglesia cuyo resultado dará origen a los hechos que se desatan posteriormente; Juan xxiii, quien inicia su papado con el firme propósito de conseguir la canonización del escritor por la gratitud y la certeza de los milagros realizados durante la encomienda del papa anterior, y Benedicto xvi a quien habiéndole visto el rostro es difícil imaginar sentado frente a su piano con una copa de vino interpretando blues a la manera de Nina Simone y quien está al frente de la Iglesia durante la investigación de los hechos que rodean el vínculo del escritor con la institución y tiene la difícil tarea de empezar a destapar parte de las intrigas que tanto en la novela como en la realidad se descubren a partir de los documentos que le son sustraídos. Al final, tras la llegada del propio papa Francisco, las cosas solo podrán terminar de una manera.

Para Chesterton el simple hecho de nacer y encontrar un camino en la vida era suficiente para admitir que estamos rodeados de milagros, para quienes no los ha abandonado la religión o nunca se han guiado por una es una postura llena de belleza y sabiduría; para el Vaticano, en cambio, un creyente como él resultaba peligroso. En esa dicotomía radica la tensión de un texto que nos trae de vuelta a uno de los escritores más entrañables de la literatura en lengua inglesa; un hombre que fue capaz de crear un mundo profundamente conmovedor como misterioso.

Esta novela, muy amena, no solo es un homenaje al autor, célebre por sus paradojas: es además una fiesta entre la religión, la música, la risa, la literatura y la historia.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com