'El mundo de afuera'. Jorge Franco. Alfaguara. $39.000. 303 páginas.

Una escenografía

Ricardo Castro reseña la novela ganadora del Premio Alfaguara 2014 'El mundo de afuera' de Jorge Franco.

2014/05/23

Por Ricardo Castro

El mundo de afuera, la novela con la que Jorge Franco ganó el Premio Alfaguara de Novela el pasado 20 de marzo, es una narración cinematográfica, o más bien, una novela escrita como si fuera un guion, lo cual quizá no es lo mismo. Se trata de una fábula llena de escenas a las que el lector asiste desde lejos y que avanza dando pequeños pasos con el eficaz recurso –para el cine– del flashback. En el pasado de los personajes se esconden muchas de las claves que permiten entender su presente: un empresario ha sido secuestrado por una banda de malhechores torpes –el Cejón (¡de cejas pobladas!), el Tombo (¡un policía torcido!)– en una Medellín en donde el deseo de dinero a cualquier costa empieza a instaurarse entre una juventud que carece de oportunidades y sueños.

Dividida en capítulos breves, la novela es una ficción a partir del secuestro de Diego Echavarría Misas en 1971 por parte del Mono Trejos, uno de los bandidos más notorios de la ciudad de entonces. En la novela es ¡el Mono Riascos! y es a partir de las lagunas de información sobre Trejos que Franco ha creado su personaje. Un hombre que cree que en su virilidad yace el respeto de su banda de asaltantes y bandidos, y con una obsesión amorosa, idílica, por la hija de su víctima, un ángulo bastante predecible y obvio.

Don Diego vive en un castillo con su esposa Dita, y su hija Isolda (era aficionado a Wagner), y una criada frustrada que añora el primer mundo y que es incapaz de controlar a la pequeña. Isolda, aislada del mundo fuera del castillo, crea un mundo paralelo en un bosque, escenario de aventuras y criaturas fantásticas: allí imagina a los amigos que no le permiten. La niña es tal vez el personaje mejor logrado aunque nunca habla por sí mismo y sus apariciones se dan en el entresijo del mundo que ven los otros y el de sus propias fantasías. El secuestrado, en cambio, nunca termina de encajar: es un hombre taciturno, que asume su rapto con estoicismo y orgullo: no come, no contesta los intentos de diálogo de su secuestrador, no coopera con la toma de fotos que necesitan como prueba de supervivencia. Incluso en los capítulos dedicados a mostrarlo en libertad, es un hombre cauto, poco expresivo, que pareciera sentirse por encima de sus circunstancias: un tipo de mundo, cultivado, que ama la ópera, y es consciente de las normas morales de la sociedad conservadora en la que se inscribe, y que, en los capítulos dedicados a su trasegar por la Berlín de posguerra, entabla amistad con nostálgicos del nacionalsocialismo. Quizá el único contraste es el de su amor por Dita una mujer cuyo comportamiento –cierta liberalidad con la bebida y el sexo– no encajan dentro del predecible molde de “la gente de bien”.

Franco ha explorado los mundos marginales desde los cuentos de Maldito amor (1996), y Mala noche, su primera novela. Conoce el oficio y ha depurado su escritura de lirismo. Esta novela, plagada de párrafos y diálogos cortos, de divisiones temporales –como cortes de televisión–, produce que a los personajes se los conozca solo de forma fragmentaria. El mundo de afuera es una narración escenográfica en la que los diálogos –secos, tajantes– son constantes, y quizá sus escenas estén escritas para que se puedan recrear en una película, pero les falta hondura. Franco ha terminado por crear una distancia que raya en la indiferencia por sus propios personajes. Es una lástima, pues tenía una gran historia entre manos.


Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com