Una poca de gracia...

Alberto de Brigard reseña Mamá de Joyce Carol Oates.

2010/06/29

Por Alberto de Brigard

Joyce Carol Oates ocupa un lugar curioso entre los escritores norteamericanos contemporáneos. Se la menciona con monótona regularidad como candidata de su país para el Premio Nobel, pero esas insinuaciones, en general, suenan frías, como de compromiso, y rara vez se señala alguna de sus novelas o personajes como una influencia decisiva en la formación de otros escritores. Su obra parece generar más el respeto de los académicos y de los jurados de premios prestigiosos que un apasionado seguimiento por parte de un grupo fiel de lectores, como los que gozan sus contemporáneos John Updike, Phillip Roth y Paul Auster.

Uno de los motivos para respetar a esta escritora es, sin duda, la abundancia de su producción. A partir de 1963 ha publicado más de cincuenta novelas (algunas con seudónimos), más de treinta libros de cuentos para lectores de todas las edades, una docena de novelas breves, ensayos sobre temas que van desde Edgar Allan Poe al boxeo, obras de teatro y varios volúmenes de poesía. Habría que remontarse hasta Balzac para encontrar otro escritor tan prolífico, y es difícil nombrar otros autores cuya obra abarque un rango tan amplio de géneros.

Mamá es la historia de un año en la vida de Nikki Eaton, una mujer que empieza a dejar atrás la juventud y tiene que enfrentar la muerte de su madre en circunstancias especialmente trágicas. El libro sigue los rituales del duelo y la recuperación de la narradora, quien debe recomponer su vida y sus relaciones amorosas y familiares, mientras afronta una pérdida súbita y definitiva. Durante un año Nikki recordará a sus padres, descubrirá aspectos desconocidos de sus vidas y encontrará explicaciones para hechos que la desconcertaron en el pasado.

La novela está dedicada a la madre de la autora, quien ha dicho que basó en ella el personaje que le da título; sin embargo, al leerla no se percibe un tono particularmente subjetivo, y sus personajes difícilmente involucran las emociones del lector. El resultado es una historia que se mueve a paso lento, tiene mucho de repetitivo y no parece necesitar las muchas páginas que se toma para llegar a un final dulzarrón. Es probable que algunos de estos problemas se agraven por la traducción descuidada y sin gracia de Carme Camps, pero hay que reconocer que trabajaba con una materia prima deficiente.

¿Por qué decepciona tanto una novela que tiene credenciales tan distinguidas? Una posible explicación es que le hubiera convenido una mayor dosis de humor, de chispa. Tal vez eso hubiera dado algún vuelo a las excentricidades de Gwendolyn Eaton, que exasperan a sus hijas y la hacen tan querida entre sus vecinos, o a los agridulces conflictos de la desorganizada vida de la narradora; por el contrario, el libro nos ofrece una colección de anécdotas sosas y trajinadas. Puede ser que Oates tuviera interés en hacer de sus personajes seres cercanos y entrañables, pero ese esfuerzo desembocó en unas figuras convencionales, sin rasgos memorables.

Las obras más conocidas de Oates se caracterizan por incorporar elementos violentos, oscuros o inquietantes en la vida cotidiana de personas corrientes, lo que ella ha defendido como su manera de acercarse a la realidad de los tiempos y la sociedad en que vive. En el caso de Mamá, la violencia es gratuita, no en el sentido de ser aleatoria e injustificada, sino en el de ser apenas un condimento innecesario y no muy efectivo en una historia plana, sin muchos episodios originales.

Si el afán del lector es encontrar un retrato ingenioso e iluminador de excentricidades familiares en el contexto cotidiano de la clase media norteamericana, puede evitar Mamá y buscar en la librería o biblioteca más cercana cualquiera de las novelas de otra escritora cuya biografía tiene notables similitudes con la de Oates: Anne Tyler. Si no la evitó, ellas son el perfecto antídoto para el aburrimiento que seguramente habrá sentido al abandonar este libro.

Mamá

Joyce Carol Oates

Alfaguara, 2010

478 páginas

$45.000

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.