RevistaArcadia.com

Inútil pantomima

Todo en Colombia tiene que ver con el negocio de la droga ilícita, como se ve cada vez que alguien va y mira.

2017/07/27

Por Antonio Caballero

A cada rato escribo aquí y allá sobre la droga. Me repito. Pero qué le voy a hacer: Colombia vive sumergida en ella, luchando contra ella, sostenida por ella, destruida por ella. Suprimamos de las noticias de la televisión y de la prensa las que se refieren a la droga, y a ver qué queda: ¿el ciclismo? Hasta ahora no se ha denunciado la presencia de la droga en el ciclismo, que yo sepa (salvo, naturalmente, en lo referido al dopaje ilegal de los corredores). Pero si ha corrompido el fútbol y las exhibiciones de caballos de paso fino o los concursos de coleo ¿por qué va a respetar otros deportes de entrada igualmente limpios? Mientras esté prohibida, la droga lo seguirá corrompiendo todo: la economía, la política, el entretenimiento, la ciencia, las artes. Y para empezar, por supuesto, la lucha contra la droga, que es el tema de esta fotografía. Es un círculo voraz que se muerde la cola: la corruptora lucha contra la droga está corrompida.

Varios policías en la zona rural de Tumaco en un cultivo de coca. Crédito: Carlos Ortega / El Tiempo.

Esta foto del periódico El Tiempo, por ejemplo, muestra –según reza el pie– que “más de 2.000 hombres de la Fuerza Pública adelantan la erradicación forzada de matas de coca en Tumaco”. Y, en efecto, se ven aquí bastantes, diez o doce por lo menos, entregados a la tarea. ¿O tal vez no? Tal vez están solamente posando para el fotógrafo, haciendo lo que se llama “papel de oficio”. Porque no es sensato, me parece a mí, que unos soldados o policías, no sé, vestidos de verdegris y con distintos modelos de sombreros y gorritas (cuán a menudo cambian de uniforme nuestros uniformados) se pongan a echar pala y barra de hierro en el clima tórrido de la costa del Pacífico sin soltar el fusil y las cartucheras y el pesado morral. Al que está en primer plano se le nota incomodísimo. El de la derecha, en cambio, se limita a ofrecer con delicadeza los tallos de una mata de coca, como para que no se escape. Otros miran, sin más. De los diez que se distinguen en la foto –once, tal vez– solo tres trabajan, o fingen trabajar. Y a uno, el que está medio agachado en la segunda línea, se le ve que está riéndose.

Le puede interesar Una breve historia de la coca

Se ven también regadas por el suelo unas cuantas matas de coca desarraigadas, todavía tiernas (el cocal les llega a los erradicadores apenas a la cintura). ¿Qué harán después con ellas? ¿Las quemarán, las dejarán que maduren al sol para facilitarles su labor a los raspachines? Nunca he visto en la prensa fotografías de lo que pasa después en los campos de cocales destruidos. Y el terreno se ve plano: ¿Por qué, en vez de 2.000 hombres de la Fuerza Pública armados de fusiles y azadones, no trajeron un tractor?

La verdad es que parece como si la fotografía, tan armoniosa, no registrara una operación de intendencia militar sino una pantomima coreográfica: con los soldaditos (o policías, no sé) distribuidos artísticamente como para un ensayo de ballet.

Pero dice el gobierno que no es así, que la cosa sí va en serio. Que aunque las extensiones sembradas de coca se amplían sin cesar en el país –ya van más de 150.000 hectáreas– y aumenta cada día la producción de cocaína –ya va casi por las 1.000 toneladas al año–, también crece la erradicación de los cocales. Tanto la forzosa –20.000 hectáreas arrancadas este año– como la voluntaria: se han hecho convenios con 80.000 familias de campesinos cocaleros para sustituir cultivos en 50.000 hectáreas más. También se multiplican las incautaciones, que pasan de las 300 toneladas al año. (¿Y qué se hace con la coca incautada? ¿Se incinera? ¿Se vende? ¿Se guarda?). Y sin cesar caen capos y más capos de carteles de la droga, y se extradita por esa causa a varios centenares cada año, y por añadidura se está empezando a extraditar también a los corruptos, aunque no tengan nada que ver con el negocio de la droga ilícita.

(¿Que no? Todo en Colombia tiene que ver con el negocio de la droga ilícita, como se ve cada vez que alguien va y mira).

Ah: y un detalle, que se suele olvidar o pasar por alto: cada año, cada mes, cada día, aumenta el consumo de cocaína en el mundo, y en particular en los Estados Unidos. Pero dicen que no es la demanda norteamericana y mundial la que crea la oferta, sino la oferta colombiana la que crea la demanda.

Escribir una y otra vez todo esto es tan fatigoso y tan inútil como lo que están haciendo estos policías de la foto (¿o son soldados? Ya ni sé).

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.