'Norma' y 'El ángel exterminador'.

Dos nuevas apuestas en la ópera

Cineco Alternativo estrena dos producciones poco comunes en los teatros del mundo: 'Norma', de Bellini, y 'El ángel exterminador', de Adès, basada en la película homónima de Luis Buñuel. ¿Por qué vale la pena verlas?

2017/09/19

Por Emilio Sanmiguel Bogotá

Ir a las salas de Cine Colombia a ver las transmisiones de ópera desde el Metropolitan Opera de Nueva York es una estupenda posibilidad de estar cerca de lo mejor de la música culta. El MET mueve cautelosamente las fichas de su programación, que se divulga en todo el continente, cautivando espectadores de países como Chile, Argentina, Colombia, Perú y Ecuador con títulos que se sabe serán bien recibidos. En esta temporada eso ocurre con Elíxir de amor, de Donizetti, o La Bohème, de Puccini, y con otros menos conocidos, pero de compositores que sí lo son, como Semiramide, de Rossini, La flauta mágica y Cosí fan tutte, de Mozart, o Luisa Miller, de Verdi. En esta temporada, sin embargo, también se proyectarán apuestas inciertas, como Cendrillon, de Massenet, o de alta peligrosidad, como lo son las dos óperas sobre las que hablaremos a continuación.

Norma, de Bellini: siempre es arriesgada

Directo: 7 de octubre - Diferido: 21 de octubre

Norma, la obra maestra de Bellini, es la ópera más importante del bel canto del primer tercio del siglo XIX. Significa que es, entre los melodramas de la época, el de melodías más expresivas y arias más inspiradas, y desde el punto de vista vocal, el más difícil de la historia. Fue escrito en 1831 para la voz de Giuditta Pasta, una soprano sfogato, es decir, una que podía hacerlo todo. Pocas divas han conseguido llegar a los ideales de vocalidad e intensidad que exige la historia de la sacerdotisa druida que falta a sus votos de castidad y concibe dos hijos del romano Pollione, quien la traiciona con una novicia del templo, Adalgiza. Eso desencadena la tragedia, que contempla la posibilidad del infanticidio y la muerte en la hoguera de los protagonistas. Norma es inestable, y mediante el canto y la actuación quien la interprete recrea a la mujer que en una fracción de segundos va de pasajes de ensoñador lirismo a momentos de furia volcánica.

La parte de Adalgiza es también compleja, y lo mismo la del tenor. Por eso, esta transmisión genera expectativa. En la primera mitad del siglo XX la Norma de Rosa Ponselle alcanzó la cumbre. Y en la segunda, el mito de María Callas fue sinónimo de Norma. Todas las grandes belcantistas en algún momento de sus carreras la cantan, como la dramática Leyla Gencer, la virtuosa Joan Sutherland o la magistral Caballè. Ahora el turno es para la aclamada Sondra Radvanovsky.

El ángel exterminador, de Adès: el riesgo de un estreno

Directo: 18 de noviembre - Diferido: 13 de enero

El público de los siglos XVIII y XIX esperaba estrenos y no reposiciones. Pero desde las primeras décadas del siglo XX, la programación de los teatros depende de óperas de la segunda mitad del XVIII, el XIX y unas pocas del XX.

El Metropolitan Opera no ha sido muy dado a los estrenos contemporáneos, pero eso está cambiando, como lo demuestra la proyección de El ángel exterminador, del compositor británico Thomas Adès. Resulta imposible ignorar esta ópera, cuyo estreno ocurrió en el festival de Salzburgo en 2016, donde fue recibida con ovación de pie, al igual que en el Covent Garden de Londres.

Todo el mundo parece fascinado con el hecho de que se traiga a escena un clásico del cine del siglo XX, la cinta homónima del surrealista Luis Buñuel, rodada en México en 1962. Eso no es novedoso, al fin y al cabo la mayor parte del repertorio procede de otras obras, en su mayoría literarias, que, por exitosas, terminaron siendo convertidas en óperas. La dama de las camelias, de Dumas, es La traviata, por ejemplo, y de hecho la segunda ópera de Adès, La tempestad, es de Shakespeare.

En El ángel exterminador, los invitados a cenar a la mansión de los Nobili vienen de ver Lucia de Lammermoor, de Donizetti, y entre ellos están Leticia Maynar (la diva), el director de la orquesta y su mujer, que es pianista. Adès se cuidó de escribir la parte de la diva para una soprano d’agilitá (es decir, una muy ágil) y explotó al máximo las características de la voz de Audrey Luna, que cantó en el estreno de Salzburgo.

La ópera plantea el tema de la degradación de los seres humanos en el encierro inexplicable en la mansión, que desata los más bajos instintos de los doce personajes.

La producción es la de Salzburgo y Covent Garden, la firma Tom Cairns y el compositor dirige la orquesta en el foso de el Metropolitan.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación