RevistaArcadia.com

Habladurías

Desde #AccionesPorElAcuerdo hasta Metallica en Bogotá, aquí están las habladurías de la edición 134 de 'Arcadia'.

2016/11/22

Por Revista Arcadia

Un jardín por la paz

Las primeras plantas arribaron a las 9:00 de la mañana, a la hora estipulada, una sarta de materas de plástico y cerámica, helechos y flores de varios colores. Hacía sol y los pocos congregados dispusieron la decena de matas sobre el entablado de la letra A; el primer atisbo de verde en la Plaza de Bolívar. Durante el transcurso de la mañana del martes primero de noviembre, transeúntes, artistas e incluso uno que otro indigente tendieron un jardín sobre un enorme entablado de madera frente al Palacio de Justicia. Aunque a eso del mediodía empezó a llover a cántaros, para entonces ya había por lo menos 300 plantas sobre unas estibas que leían, en dirección de la Casa de Nariño, la palabra acuerdo. La intervención fue una de las iniciativas del colectivo cultural #AccionesPorElAcuerdo, un proyecto que tuvo como fin realizar un acto simbólico cada martes en la Plaza de Bolívar para presionar por la firma de un acuerdo de paz.

Un ejército contra la lluvia

Llovía ese martes 25 de octubre en la Plaza de Bolívar. Al mediodía comenzó la lectura colectiva de Los ejércitos, de Evelio Rosero, el primer acto simbólico del colectivo #AccionesPorElAcuerdo. Sobre el piso de la plaza, tapizado con esteras y alfombras de colores, se sentaron los espontáneos lectores que pasaban de mano en mano el micrófono tras unas cuantas páginas de la novela. Algunos transeúntes se detenían a escuchar por unos instantes, otros tomaban uno de los tantos libros y seguían la lectura. Durante aproximadamente cinco horas y media, los participantes se devoraron Los ejércitos. Se unieron actores, periodistas, escritores, artistas y gestores culturales miembros del colectivo.

Performance en Odeón

Sobre la avenida Jiménez con quinta, frente a la fachada del Espacio Odeón, varias decenas de rostros buscaban a Sonia Gómez, la artista española que realizaría un singular performance dentro del edificio. De algunas manos, varios celulares brillaban sin encontrar a la española, que apareció en la ventana del último piso, se asomó con el rostro y el cuerpo recubierto por un traje dorado. Recorrió cada uno de los pisos de Odeón con un baile silencioso y lleno de miradas. Cambió de traje –ahora cuadros blancos y negros eran su piel– y se restregó contra el ventanal del edificio que da a la calle. Afuera, se detenían, tomaban fotos y se reían. Dentro, un silencio expectante. Era viernes, 28 de octubre, y llovía durante la Feria de Arte Contemporáneo Odeón.

Once veces ARTBO

El miércoles 26 de octubre, Corferias le abrió sus puertas a la undécima edición de ARTBo, sin duda una de las ferias de arte contemporáneo más importantes del continente. Entre vasos de whisky y champaña, los asistentes pudieron desenvolverse por el blanco y pulido galpón de arte, donde algunas de las principales galerías del mundo y de Colombia, como Jenny Vilá o Instituto de Visión, ofrecieron lo mejor de sus artistas al público. Al mismo tiempo, en el extremo norte del salón, se presentó en un laberinto de drywall la exposición de arte nacional Referentes, curada por el mexicano Pablo León de la Barra y con obras de Álvaro Barrios, Ana Mercedes Hoyos y una intervención de Antonio Caro. Quizá el único lunar de la feria se encontró en el otro extremo del galpón: en la sección de artistas jóvenes Artecámara, donde a pesar de algunos esfuerzos interesantes, ningún trabajo sobresalió por encima de los otros.

Noviembre de cine español

El primero de noviembre llovió a más no poder en Bogotá, y delante de Cinema Paraíso había un río que mojó los zapatos de los asistentes a la función de Kiki, el amor se hace. La comedia erótica española, de Paco León, inauguró la 5.ª Muestra de Cine Español con la presencia de Ramón Gandarias Alonso de Celis, el embajador de España en Colombia. Entre las goteras y paraguas mojados, los invitados disfrutaron de aperitivos, copas de vino y del actor Álex García, al que luego verían casi desnudo en los primeros minutos del largometraje. Se abrieron dos salas de cine para acomodar a todos los que asistieron, para que pudieran disfrutar de una película honesta, humana y divertida. En vez de caer en el morbo o la idealización, la obra de León explora el día a día de la sexualidad, con todas sus alegrías e imperfecciones. La banda sonora también se destacó, con temas como Fuego, de Bomba Estéreo, y Enamorada, de los bogotanos Pedrina y Río.

Metallica sacude a Bogotá

El mismo día del jardín por la paz, en el Hipódromo de los Andes, 30.000 espectadores vieron por cuarta vez en la capital a Metallica, el mítico grupo de thrash metal, que lanzará el 18 de noviembre su décimo álbum de estudio: Hardwired... to Self-Destruct. Apostados sobre el escenario, Lars Ulrich, James Hetfield, Robert Trujillo y Kirk Hammett revivieron clásicos del trash como Creeping Death, Battery y Hardwired. Sin olvidarse de los fanáticos que los conocieron a mediados de los noventa, tocaron desde Fade To Black hasta el trastornado country de Whiskey in the Jar. Han pasado 35 años y más de 200 millones de discos vendidos desde que los buenos muchachos de la costa este estadounidense –unos, hijos de cristianos; otros, testigos de Jehová– transgredieron aquella escena musical hastiada de figuras maquilladas y plásticas (Kiss, Twisted Sister, Alice Cooper), para imponerse como leyendas del rock.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.