RevistaArcadia.com

La fauna y la flora refulgen en el cielo

El mago francés de la pirotecnia Christophe Berthonneau estará en Bogotá en el mes de las luces con Travesía, una propuesta de biodiversidad representada con la luz frágil del fuego y proyecciones reflejo. Un regalo de la Alcaldía Mayor para la ciudad.

2017/11/22

Por Manuela Saldarriaga H.* Bogotá

En Camargue, entre dos corrientes del Ródano, delta al sur de Francia, vive Christophe Berthonneau, un artista fascinado por la fuerza dramática del fuego, elemento místico, sobrenatural y poderoso. Aunque ha sido considerado uno de los grandes escenógrafos del mundo por sus instalaciones en espacios no convencionales, y al aire libre, y aunque podría entender por arquitectura como la materia que connota la relación del hombre con la historia; sus levantamientos con luminiscencia y artes escénicas no prescinden de lo que es alto para los hombres: una realidad ecológica y legendario templo de los dioses llamado “a cielo abierto”.

Berthonneau domina los artificios de pólvora con la palma de la mano. Él, como un brujo de la pirotecnia, tiene por dogma escoger solo lo que entiende por real, es decir, “no transcribir con un grafismo lo que hay, sino tomar lo que existe”. Colombia, en donde estará en diciembre, mes de las luces, es para él como la cueva de Alí Babá, una que cambia de color, de clima, de reflejo, de cielo y de verde, de verde, de verde, y de una riqueza fantástica, pero a la vez frágil.

Realiza espectáculos artísticos en vivo desde la década del noventa con Groupe F, estructura francesa de la cual es director creativo. Espectáculos que, por demás, basan la dramaturgia, según expresa, “en la relación entre los seres humanos, su entorno de vida cercano y sus comunes vulnerabilidades a grandes fuerzas telúricas y atmosféricas que, a veces estallando, transforman el planeta desde hace millones de años”.

Entre sus intervenciones se destacan estructuras icónicas como la Torre Eiffel (que encendió en fuego en el 2000), el Museo Guggenheim de Bilbao, el 150 aniversario de Gaudí en la Sagrada Familia o el Burj Khalifa, edificio más grande de los Emiratos Árabes Unidos, en su inauguración. También, personajes como Björk o acontecimientos memorables como el Mundial de Francia 1998 contaron con su ingenio. Arcadia conversó con él a propósito de su arribo a Bogotá, en la Plaza de Bolívar y frente al Palacio de Justicia, en donde celebrará la biodiversidad del territorio colombiano mediante el descubrimiento y la exposición de la multitud de gemas visuales que componen el espacio natural del país: fauna y flora.

¿Qué atributo estético propone la Plaza de Bolívar para la instalación sobre biodiversidad colombiana? ¿En qué consistió la investigación in situ?

Hay una forma de modestia: empecé con el teatro de calle, experimentos urbanos en los años ochenta. La calle te da una maestría que no te da otra cosa porque lo come todo: tiene ruido, luz, gente que no te escoge. No hay lugar igual. Por supuesto la Plaza de Bolívar y el Palacio de Justicia son ya una colección de símbolos, historias, pasado y futuro, y es agudo el hecho de trabajar sobre un espacio con tal memoria. Eres un ser muy pequeño y estar ahí como un invitado de menor calibre e intentar mirar y entender el contexto de dónde estás, por qué estás y cómo están las cosas, especialmente en ese sitio de creación que se llama migración, se construye un proyecto que parte de la base de qué es lo que vemos y que obedece a una especie de sentimiento.

¿Qué inspiró, entonces, el tema de biodiversidad según el contexto espacial?

La idea sencilla de justicia; hablar de medio ambiente o de protección de las especies hoy es casi un tema judicial, es un tema muy apropiado. La naturaleza tiene derecho. Los animales tienen derecho. Se habla mucho de lo humano, pero poco del resto, y sin ninguna agresividad, o polémica, pienso que hay unos tesoros monumentales a nivel de diversidad en Colombia y el hecho de hacer algo en el Palacio de Justicia no crea la poesía, pero crea una base conceptual que nos permite reconocer el pasado de ese edificio, que fue una cosa que me tocó enseguida. Además, está la representación propia de los muros. El concepto artístico no sale antes porque puede haber gente en contra; al final, la gente siempre queda contenta, claro que algunos a veces lloran. Hay capas de entendimiento en un espectáculo, hay unas agudas que trabajan sobre referencias artísticas precisas y un guion común que un hombre de cualquier edad podría entender. Me acompañaron en este proceso Emilio Constantino, que es naturalista y con quien hemos ido a la selva –una semana de altos y bajos porque Colombia es compleja– y Juan Diego Castillo, que es fotógrafo y nos ha prestado sus imágenes. A saber, no es un tratamiento gráfico, es lo que hay, es el tesoro mágico que tenemos como miembros de la humanidad y con este material, 100% real, se construye una ficción.

Algunos son opositores de la pirotecnia justamente por temas de cuidado ambiental, ¿cuál es su apreciación ante un trabajo sensible?

Donde vivo, en medio de un parque nacional protegido, la relación con la pirotecnia es cotidiana. Sabemos qué pasa y cómo reacciona el entorno y hay muchas polémicas sobre el tema de medio ambiente, agudas y serias; sin embargo, estas dinámicas de peso carbón, por dar un ejemplo, porque hemos hecho un estudio ecológico sobre la pirotecnia, representa tan solo el 0,03% de la colisión total, lo que quiere decir que si bien todo acto que hagas tiene un peso carbono, el espectáculo del conjunto del evento es bastante menor al hecho de que la gente se mueva para asistir al mismo. Cualquier acto que hagas tiene un peso carbono y su propio disturbio de sonido, así como su propia contaminación, de manera que la cuestión fundamental es que la mayor parte (el 99,9% de peso carbón) es producida por el desplazamiento de la masa de público. Ahora, con el tema de pirotecnia la gente la goza y son solo algunos segundos de sublimación, algo lleno de luz muy frágil. Inofensivo.

Además de la luz frágil, ¿qué otros elementos escénicos y dramatúrgicos componen este evento?

Está basado en una mezcla compleja de videomapping, de actores con trajes de luz que se desplazan en situaciones no habituales, acrobáticas, aunque no son acróbatas, porque no es una propuesta circense y de la música –que es un tema superimportante–, además de algunos otros efectos de luz que, como la pirotecnia, son el uso de llamas, de fuego puro y el uso también de algunos proyectores automáticos; todo esto son herramientas que sostienen la creación de la alquimia, del conjunto. Hay entonces varios medios que se usan para que la luz hable aunque no haya palabras y que esta historia se cuente con imágenes, pero no solo como un mapping donde hay gente que vive adentro; hay otra relación entre las imágenes de la gente y la propia representación del fuego que tienen.

Entre la bóveda celeste y el fuego, ¿qué elemento prima en su puesta en escena?

El público. He crecido con artistas contemporáneos y con la élite del arte y a mí lo que me hace feliz es pasear después de un espectáculo, cuando el público se marcha, y observo las caras y veo si hay sonrisas. Esto me produce una especie de descanso. Mi trabajo es el público y, por supuesto, creo que se complace de descubrimiento ante la creación artística, pero mi orden de pensamiento va primero a la vibración: si un espectáculo es superinteresante, superbueno y que la élite lo encuentra genial, pero el público se va, voy a llorar, porque me he equivocado. Dependiendo del contexto hay que ser ágil e intentar encontrar la forma de conexión con los otros, y como estoy acostumbrado a trabajar en muchos ámbitos desde las artes plásticas hasta los parques de atracción, sabemos que un evento tiene mucha presión, pero al final lo que importa es que la gente quede con un grado de encanto inocente. Puede haber violencia, tensión, pero tiene que haber también una salsa de impacto que reluce, que encanta. Odio la violencia y esta existe en cada relación, en cada minuto, en cada segundo, así que trato de apaciguar, calmar, pero nunca rechazando el hecho de hablar de las cosas de las que se tiene que hablar, aunque de un modo asertivo.

¿A qué no renuncia de manera resuelta al proponer una puesta en escena lumínica?

Si veo algo que brilla y que tiene sentido, y que tiene una verdadera lógica contextual de hacerlo, lo haré. Un diario de arquitectos me decía “qué novedad” y para mí la novedad no existe. El mundo tiene tantas cosas que la única intención de ser propietario de una idea es ridícula. Veo el mundo tan creativo y tan complejo, desde la China hasta Suramérica, y siempre que hago un trabajo me doy cuenta de que de cualquier forma todo se ha hecho y se volverá a hacer, entonces esto no me preocupa. Me preocupan el equilibrio, intentar traer un lado de hablar de cosas graves con una sonrisa, intentar hablar de la muerte con una mirada cálida, que las cosas te den energía. Soy muy amigo de Romeo Castellucci (Italia) –dramaturgo, artista plástico y escenógrafo que lidera la vanguardia teatral en Europa–, soy su fan; pero mis espectáculos no se parecen a los de él. Los míos son suaves.

¿Qué mensaje propone esta vez, además de los derechos de la fauna y la flora, según la coyuntura histórica del país?

Es un espectáculo de Navidad, una forma de regalo a los ciudadanos, tiene que haber acción, risas, un poco de miedo, un contenido generoso y, después, el tema es el medio ambiente. Colombia es el país del mundo con mayor diversidad, con las mayores reservas de agua potable, y bueno, se encuentra en un momento en el que hay una conciencia y alerta global: una alarma de 15.000 científicos que dicen que nunca habíamos destrozado tantos tesoros como hoy, y el tema es grave. En donde vivo hay flores y caballos, pero lo hemos matado todo ya. Lo que queda, queda debajo del agua, y el agua para los colombianos es habitual; yo me sentí en el tesoro del mundo; coger estas imágenes, contenidos reales y con mis capacidades de artista buscar que la gente disfrute todo esto con una sonrisa, pero que tenga cuestionamientos y que se vaya con algo más. No puedes hablar de naturaleza si no tienes un grado de contemplación; hay tesoros que basta mirarlos, porque es tu memoria la que crea los tesoros, no es la materia. La acción niega la contemplación y el espectáculo tiene que ser generoso. Es una forma de cómo el tiempo pasa, cómo las imágenes vienen, cómo se comporta la plaza, cómo se mira al espejo. Colombia es un país supercomplejo con los tres valles y la falta de comunicación entre uno y otro es también poesía, y aunque complejo, nos toca mucho.

¿Qué es lo más complejo en su comprensión y cómo lo controvierte su propuesta de arte?

La complejidad política de Colombia, la complejidad histórica sobre todo el continente latinoamericano –que conozco un poco–, hace que haya decidido trabajar solo sobre el futuro. Es pasar de esta cosa, que es muy de este continente, de revisar siempre el pasado cuando hay unas perspectivas geniales hacia adelante. Trabajé hace algunos años para el Bicentenario de Argentina y estaban melancólicos y yo, como un niño: “¡Pero mira tu país, todo por hacer!”. Sin hacer muchas tonterías se puede crear algo fantástico con una visión del pasado, pero siempre enfrentada. En Colombia hubo mucha violencia, muchos problemas, escogí la idea de decir: vamos a mirar hacia las estrellas, que al menos es algo que todos pueden compartir. Y los temas vienen así, porque no me veo hablando de Bolívar; puede que haya sido un genio pero fue un militar. Yo tengo ideas sencillas y, dentro de estos temas, celebrar políticos y líderes no es mi tasa de té, es celebrar a la sinergia, a la creatividad, a las cosas superfrágiles que necesitan un poco de cuidado para crecer y para abrir, sobre todo en arte. Me interesan este presente, la belleza, la estética, y que haya un toque muy delicado que permita tener un acceso a la gente frágil, al lado femenino que a lo largo de mi trabajo he visto y la ausencia de lo masculino es quizá porque no suelo compartir las dinámicas de liderazgo. En general, la autoridad está hecha para cuestionarla, pero no con las armas ni con una forma de erradicación brutal, sino con un máximo de información y un poco de luz.

*

Diciembre en Bogotá

Travesía es el principal evento de gran formato con el que la Alcaldía de Enrique Peñalosa celebra este año la Navidad para la ciudad. Se trata de un espectáculo único, que recoge la extraordinaria diversidad de nuestro país; el talento y la experticia en el manejo pirotécnico y la creatividad de la compañía francesa Groupe F, reconocida por sus grandes obras enriquecidas, con la magia de la acrobacia y del fuego. Una experiencia sin igual que se podrá vivir totalmente gratis del 16 al 23 de diciembre en la Plaza de Bolívar.

Se realizarán cuatro funciones, desde las 7:00 p.m. hasta las 10:15 p.m., para que las familias puedan visitar distintos puntos de La Candelaria en un recorrido de sabores, museos, conciertos y otros eventos navideños y poder vivir sin afanes Travesía, que tendrá su máximo momento en la Plaza de Bolívar.

Más de 180 eventos por toda la ciudad que incluyen la Ruta de la Navidad con cuatro corredores de iluminación navideña en el centro, el sur, el occidente y el norte de la ciudad; novenas, conciertos y la tradicional ciclovía nocturna, que tendrá lugar el 14 de diciembre, son parte de la programación que podrá encontrar en www.navidadbogota.gov.co

*Periodista.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación