La banda de rock estadounidense Red Hot Chili Peppers. Foto: Gabriel Olsen. Getty Images

Órbita Zappa: ¿Quienes circulan alrededor de su obra?

En sus 62 álbumes grabados, Zappa marcó un sonido único y se caracterizó por no ser un personaje convencional. Su trabajo generó inquietudes entre bandas y artistas como Black Sabbath, Red Hot Chili Peppers, Alice Cooper y Jimi Hendrix.

2017/03/24

Por José Plata* Bogotá

La herencia de Zappa como artista del siglo XX perdura y encaja en la actualidad. Se ha hablado de su genialidad en cuanto a composición, debido a la creación de obras que pasaron por el rock, la música de cámara, el jazz o la experimentación, sin dejar atrás que a lo largo de su vida no siempre estuvo satisfecho con los resultados e interpretación que otros hicieron. Si bien la música fue su camino de acción principal, otras actividades también lograron mostrar su genio y figura ante una sociedad como la estadounidense y una industria como la musical, con la cual Zappa tuvo amores, emprendimientos y desencuentros.

No fue un hombre y artista convencional (si es que esa denominación existe), ni tampoco pretendía sobresalir más allá de su talento. Bien sea en aspectos como su descendencia, la música en sí, la lucha por la libertad artística, el mundo audiovisual y el negocio de la música, la presencia de Frank Zappa perdura hasta la actualidad.

La primera huella está directamente ligada a los nombres de sus hijos. Sus cuatro vástagos se llaman Moon Unit, Dweezil, Ahmet Emuukha Rodan y Diva Thin Muffin Pigeen. Nombres nada comunes ni convencionales sobre los cuales el mundo se dio cuenta de que Zappa y Gail, su esposa, tenían un deseo de no ser un matrimonio común con cuatro hijos en los Estados Unidos del baby boom.

Su hija Moon Unit grabó coros en una canción de su padre en 1982, el éxito Valley Girl. Ha sido actriz, comediante y escritora con apariciones en televisión, cine y prensa. Ahmet, por su parte, ha sido músico y actor y además ha grabado tres discos: Confessions (1991), Shampoohorn (1994) y Music for Pets (1996). Diva, su hija nacida en 1979, es artista plástica y actriz con apariciones en series de televisión y películas. Dweezil es el hijo más activo en la música; es quien ha estado involucrado con la música desde su adolescencia. Entre 1982 y 2015 ha grabado 13 discos como solista y ha aparecido en varios programas de televisión. Su nombre proviene de la palabra que Frank usaba para referirse al dedo meñique del pie de su esposa. Desde 2006, Dweezil presenta un espectáculo llamado Zappa plays Zappa en el que se encarga de presentar a las nuevas generaciones el legado de su padre. Se han llevado a cabo giras en escenarios de Europa y Estados Unidos y contado con la colaboración de Steve Vai, Terry Bozzio, entre otros. Pero en la actualidad, está en entredicho la continuidad del proyecto, porque existe una demanda familiar.

La segunda huella es la música. Hay quienes mantienen su legado a través de canciones y técnicas: Zappa grabó 62 álbumes entre 1966 y 1991, y cuenta con 37 discos póstumos lanzados desde 1994. Su obra logró permear a otros artistas con los que colaboró como Captain Beefheart, Jean Luc Ponty, John Lennon, Grand Funk Railroad, Jeff Simmons, entre otros, a los que les produjo canciones o discos en los que estuvo como músico de sesión. Y hasta en vida, desde 1970 y 24 años después de su muerte (1993), han aparecido más de 15 discos tributo o de reinterpretación de su obra en rock, jazz y otros estilos.

Sus dotes musicales podrían hacernos pensar que en una época de bandas que sobresalían en todo el orbe como las de la invasión británica de los sesenta, el nombre de Zappa se erigía como una vista única. Él generó inquietudes musicales en artistas y bandas que se han destacado bien sea por su musicalidad o puesta en escena. Desde los inicios de su carrera, su magnetismo musical fue capaz de alertar a artistas y bandas como Alice Cooper, Jimi Hendrix, CAN y Faust. Todos ellos reconocen haber recogido la semilla. Y aún más tarde, el rock de Red Hot Chili Peppers, Black Sabbath, Strapping Young Lad, Pere Ubu, Henry Cow, System of a Down, Primus, Clawfinger, Phish y Dream Theater tiene un reflejo de su obra. En el mundo del jazz y la música contemporánea, Zappa ha sido reconocido por artistas como Bill Frisell, John Zorn, Ensemble Ambrosius, Tomas Ulrich, entre otros. Y hasta personajes tan opuestos como el compositor Brian Eno, el comediante Weird Al Yankovic, el artista noise Masami Akita (Merzbow) o Genesis P-Orridge (Throbbing Gristle y Psychic Tv) han dado pistas del aprecio por su obra.

Genesis P-Orridge, breador de throbbing Gristle y Psychic TV. Foto: Jim Dyson.

No podría hablarse de un toque de Midas, pero sí de una especie de buena estrella cuando de músicos que tocaron para él se trata. Personajes como Adrian Belew, Steve Vai, George Duke, Chester Thompson y Ansley Dunbar reconocen su figura estricta cuando formaron parte de sus ensambles. Sus músicos son un fenómeno distinto a las carreras solistas de músicos de bandas que se separaron o que eligieron un camino individual. En diferentes épocas, los integrantes fueron admirados, envidiados y respetados; la férrea relación del artista con su banda se manifestó en un desbordante talento que por tres décadas lo tuvo en la mira de críticos, periodistas y fanáticos en América y Europa.

Su obra sigue generando interés e intensas búsquedas. No en vano, en el portal discogs.com, hay 25.206 producciones relacionadas con él, entre vinilos, casetes, discos compactos, cintas de video, discos piratas y memorabilia con precios entre los 5.000 y los 6 millones de pesos.

Pero si la música fue el centro, no hay que desconocer que la relación con el comercio del arte fue algo que lo inquietó y sobre lo cual mostró modelos de trabajo que han servido de inspiración para la industria. Zappa tuvo altibajos en ventas; por un lado recibía buenas críticas, pero su relación con las compañías discográficas no era siempre la mejor. Sentía que ellas lo coartaban y explotaban su talento. Con Warner Brothers publicó varios discos, su obra independiente en sellos como Bizarre Records y Straight Records (de los setenta) y Zappa Records (años ochenta) fueron un impulso para comprender que en la acción independiente residía la autonomía artística que no podía ser cercenada por los gigantes de la industria.

Si se le reconoce a este artista una obra incomparable en la música, no hay que desconocer cómo también su trabajo y activismo a favor de la libertad de expresión es de un peso importante. En los ochenta, tomó como bandera la defensa de la libertad artística y condenó la censura. Cuando el debate alrededor del rock estaba en el ojo del huracán y se continuaban las eternas acusaciones de ser una música que instaba al sexo, la droga, el suicidio o el desenfreno, sus argumentos fueron vitales para el comienzo de un movimiento que si bien no pudo impedir que ciertos discos tuvieran la etiqueta de “letras fuertes” y “Supervisión de adultos”, dejara en claro que la música es una actividad humana y artística que no puede ser censurada sin respetar el derecho de expresión. La etiqueta aún se imprime en algunos discos, pero el pilar en contra de ella estuvo expuesto por este artista entre 1985 y 1986.

No contento con haber sido capaz de generar una obra consistente en el mundo de la música, su obra aún es revisada en el audiovisual. La incursión audiovisual de Zappa bajo el nombre de 200 Motels no solo planteó una historia alrededor de una banda de rock (separándose de las cándidas de los sesenta), también se encargó de utilizar, como primera medida, el formato video para rodar. Ocho producciones, entre documentales y conciertos son ahora objeto de culto y búsqueda constante en archivos y depositorios de videos, justo por no estar circulando del todo en la red.

Si Zappa volviera al mundo, vería su legado no solo en los negocios, el arte y los derechos sociales; también se deleitaría al saber que en la biología han hecho uso de su nombre para bacterias y especies marinas, que un asteroide tiene su nombre y que en Berlín una calle del distrito Marzahn lo recuerda.

*Periodista musical.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.