RevistaArcadia.com

Komputador: el nuevo escritor ruso

Un editor de San Petersburgo publicó hace unos meses el primer libro escrito por un computador. Novela experimental y jugada editorial, el texto se inspiró en Anna Karenina, el gran clásico de Tolstoi.

2010/03/15

Por Elena Mikhina

Anna Karenina no murió lanzándose de un tren. Las pesadas ruedas no destrozaron su hermoso cuerpo. No fue mutilada. De hecho, no le ocurrió nada. Ella vive perfectamente conservada aún cien años después de su aventura. Como todos los personajes de la novela epónima de León Tolstoi, para decir verdad. Hoy están reunidos en una isla desierta: esa es al menos la versión que presenta el programa informático que produjo un libro explicando a sus lectores qué es “el verdadero amor”.

La primera novela no escrita por un humano acaba de aparecer en Rusia. Para la editorial Astrel, de San Petersburgo, el origen de este suceso comenzó por el título. Un día, el director soñó que sería bueno publicar un libro que se llamara Nastoïachtchaïa Lioubov [Un amor verdadero] pero, entre los escritores actuales, ninguno habría podido producir alguna cosa vendible. Así que decidió encargarle la tarea a una máquina.

Un equipo de ingenieros informáticos pasó ocho meses poniendo a punto un programa adaptado, PCWriter 2008, con el fin de dotar de alma a este cerebro electrónico. Le insertaron extractos de la prosa de trece grandes escritores (el editor no reveló la lista completa), así como las características de los personajes, su carácter, su aspecto físico, y su manera de expresarse. Escogieron a Anna Karenina como base, porque el editor consideraba que era la mejor novela de amor de todos los tiempos.

“Sabíamos cuánto tiempo tomaría el computador en terminar el libro, cuál sería el nivel de lenguaje y podíamos cambiar de tema en cualquier momento”, explica el editor Alexandre Prokopovitch, bastante orgulloso de su nuevo autor. “Imagínese un escritor que llega con su manuscrito bajo el brazo con el cual ha luchado durante seis meses, y usted le dice que no está mal, pero que hay que replantear por completo la intriga. O el tipo se suicida, o lo mata. Con un computador, usted no corre ese riesgo”.

Nastoïachtchaïa Lioubov*.wrt (ese fue finalmente el título del libro que indica muy bien su origen) tendrá un tiraje de 10.000 ejemplares (un gran número en la Rusia de hoy para cualquier título), y para el editor lo más importante es que se trata del primer libro creado por un computador. El contenido es secundario. “Contrario a lo que podría pensarse, este libro no es para el gran público. Está hecho para los lectores que aman el lenguaje y el estilo, no para los fanáticos de la acción, así contenga buenas dosis de esta”.

El editor asegura que el libro no es nada malo. El computador habría logrado eso que para los humanos es casi imposible: o escriben bien, o la historia es buena, pero es muy raro que las dos cosas funcionen al mismo tiempo. El estilo de Nastoïachtchaïa Lioubov es una mezcla de Haruki Murakami con Andreï Platonov. Las consecuencias no se han hecho esperar: los personajes de Tolstoi, en su isla, libran un ajuste de cuentas sangriento. Y si los lectores piden más, la editorial está lista a sacar una biblioteca entera con las obras completas de PCWriter.

Del lado económico, los costos de creación de esta novela (incluido el salario de los ingenieros) fueron la mitad del avance medio que se le da a un escritor vedette ruso, pero muchísimo más de lo que se le paga a un negro. Así los autores reconocidos no hayan leído la obra (algunos han ojeado fragmentos), ya la detestan. Sergueï Loukianenko, Sergueï Minaïev o Vassili Axionov están completamente en contra del experimento. ¿Tienen miedo de la conpetencia? “Los autores verdaderos son una especie tan rara hoy en día como hace un siglo. Cualquier editor daría todo por tener un gran escritor. A la única cosa que los autores deben temer es a su propia pereza, y a veces a las persecuciones políticas, pero ciertamente no a un computador que escribe”, dice Alexandre Prokopovitch.

León Tolstoi duró cinco años escribiendo Anna Karenina, y llevaba pensándola otros tres. El cerebro electrónico solo necesitó tres días para hacer su versión. Sin dormir ni comer, sin agotarse, cavando con obstinación en el léxico. Pero, como toda experiencia de vanguardia, esta tuvo sus fracasos. En un momento, el programa se equivocó en la elección, y la novela resultante no contaba ninguna historia. Así que hubo que volver a comenzar. La segunda versión, realizada también en tres días, fue mejor.

“Esto, sin duda, hubiera hecho reír a Tolstoi”, dice sonriendo Prokopovitch. Él está convencido de que, desde la aparición de la novela electrónica, las ventas de la verdadera Anna Karenina, así como de otras novelas de Tolstoi, se dispararán: “Aquellos que se interesen en nuestra novela van a querer leer el original”.

MK V PITERE ©

Traducción: Juan David Correa

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.