Diego Rivera y Frida Kahlo

Cinco murales para recordar a Diego Rivera

Hace 125 años nació el artista mexicano cuyo talento transformó el arte de su tiempo y cuyas ideas influyeron en la historia política de su país. Algunas imágenes para celebrar.

2011/12/09

Por Revistaarcadia.com

En México celebraron el natalicio de Rivera con 16 docenas de alcatraces –las flores que el artista representó en repetidas ocasiones–, en Arcadia lo hacemos con algunas de sus obras.

Hombre controlador del universo

“Diego creyó durante toda su vida en el ideal del comunismo, habitualmente en contradicción con la descarnada realidad que él mismo vivía. ¿Cómo era posible abrazar la estricta ideología del comunismo y seguir trabajando para ricos capitalistas?”.  En esta obra trata de mezclarlo todo, están desde Lenin y el combativo comunismo ruso, hasta el capitalismo, con su tecnificación y su banalidad.

Sueño de una tarde dominical en la Alameda

“El mural narra la historia del México moderno desde el siglo XIX hasta el siglo XX utilizando un compendio cronológico de personajes reconocibles que tuvieron influencia sobre esa historia. Casi en el centro, vemos a Diego como un niño pálido con calcetines a rayas frente a una Frida adulta que lleva puesto un rebozo de color rojo carmín y descansa su mano sobre el hombro de Diego. Este coge de la mano a la célebre caricatura de un esqueleto vestido con ropa a la moda, La calavera”.

Historia de México

“Sus escritos acerca de los murales están impregnados de una densa ideología marxista utilizada para explicar las concepciones mexicanas sobre la revolución. Pero nada puede empañar la exuberancia de su obra y el sentimiento por la tierra y las costumbres de la gente transferido a las paredes por un mexicano que por fin había regresado a casa”

México prehispánico y colonial

“Diego fraguó un dialecto personal: puede reconocerse en sus pinturas la colección completa de tipos naturales, los rostros anchos y planos de los indios, el cráneo cónico y la nariz aguileña del azteca, la máscara compleja y turbada del mestizo”.

Liberación de un peón

 “Diego fundió con éxito dos visiones del campesino mexicano con relación a la tierra. En primer lugar, el campesino encaja dentro del orden natural como una parte más de la naturaleza, una parte del orden social que a través del trabajo de la tierra plasma la generosidad de la naturaleza. En segundo lugar, el campesino tiene el poder de cambiar el orden social y apropiarse del orden natural, poniéndolo al servicios de los intereses de la nación mexicana”.

Fuente: “Diego Rivera”, de Gerry Souter, editorial Numen.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.