Portada de la edición latinoamericana con la caricatura del Presidente Santos y portada de la edición colombiana editada.

¿Por qué quitaron a Santos de la portada de la edición colombiana del libro ¡Basta de historias!?

Responden Andrés oppenheimer, periodista y escritor argentino y Alberto Ramírez, Director editorial de Random House Mondadori.

2010/12/17

Andrés Oppenheimer, periodista y escritor argentino.

No tenía la menor idea, y la verdad que me parece una decisión errada de la editorial en Colombia. Una verdadera burrada. El presidente Santos tendría que haber estado en la portada junto con los demás presidentes latinoamericanos que aparecen en la caricatura, tal como salió en el resto de América latina. En primer lugar, porque entrevisté al presidente para este libro, y tengo un capítulo entero dedicado a Colombia y Venezuela. En segundo lugar, porque creo que Colombia, aunque ha avanzado mucho en educación e innovación —los temas centrales de ¡Basta de Historias!— en los últimos ocho años, tiene que revisar sus prioridades: a medida que esta solucionando su conflicto interno, tiene que enfocarse cada vez más en su rezago educativo, tecnológico y científico. Estamos en la era de la economía del conocimiento, y Colombia tiene que ser consciente de que mientras un país como Corea del Sur (que hace apenas cuatro décadas era mucho más pobre que Colombia) registró 8.800 patentes el año pasado, Colombia solo registró 7, según la Oficina de Patentes y Marcas de EEUU. O sea, casi nada. No es casual que Corea del Sur hoy tenga un ingreso per cápita tres veces mayor que el de Colombia. El presidente Santos conoce bien este problema, y lo considera prioritario. Tanto más motivo para no haberlo quitado de la portada, o para no haber elegido otra versión de la portada, por más que —al igual que los otros presidentes en la caricatura—no lo hubieran dibujado como un galán de cine.


Alberto Ramírez, Director editorial de Random House Mondadori

Se debe aclarar primero que ni el diseño ni la ilustración de la carátula de ¡Basta de historias! Se originaron en Colombia. Cuando la revisamos en comité editorial nos pareció que, si bien el acudir a la caricatura implicaba una cierta clase de fresca jovialidad, la figura del presidente Santos, vestido con un camuflado militar, no se correspondía con el mismo tipo de humor gráfico con el que habían sido representados los demás mandatarios. Y claro, en cualquier otro país el traje camuflado únicamente simboliza a los militares pero en Colombia también a guerrilleros y paramilitares; decidimos que la caricatura de Santos no encajaba bien con el tema central del libro: la obsesión latinoamericana con el pasado y la consecuente imposibilidad de ver en los modelos educativos el camino hacia el desarrollo. Como no teníamos tiempo de esperar otra caricatura –era un lanzamiento con otros países y los turnos de las imprentas en esta época son una pesadilla- resolvimos, sin más, “editarla”.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.