Cien años del largometraje en Colombia.

Álbum del Sagrado Corazón del cine colombiano

Un libro ameno, divertido, de fácil consulta que cuenta, película a película, las vicisitudes de hacer cine en Colombia desde comienzos del siglo XX hasta este comienzo de siglo.

2016/06/24

Por revistaarcadia.com

Si el cine es, ante todo, montaje, como quería Sergei Eisenstein, este libro no sólo es un homenaje a dicha idea, sino que supone, si se quiere, la primera piedra de una necesaria memoria que ha de irse construyendo en Colombia: la de la historia de su cinematografía, de las películas que nos antecedieron, y de las que, estará de acuerdo el lector, dependió la buena fortuna de un cine cada vez más consolidado y adulto, como lo demuestran los premios internacionales a películas como La tierra y la sombra, de César Acevedo; o El abrazo de la serpiente, de Ciro Guerra.

En estas páginas, que se pueden abrir al azar como un álbum, yendo y viniendo de década en década, se tejen sutiles relaciones. Comprender, por ejemplo, que Colombia magia salvaje, la película de mayor asistencia en el país sobre un tema colombiano, no es un accidente: en la década de los cincuenta, un hombre llamado Camilo Correa, intentó algo parecido, con la mala fortuna que su empresa era tan ambiciosa que en la primera función debió montar en vivo una película que fue abucheada por la audiencia y condenada a los fondos del río Medellín. Colombia Linda, como se llamaba aquella película insaciable, es sólo una de las centenas de anécdotas que ha recogido, con la paciencia del montajista, el escritor y crítico cinematográfico Hugo Chaparro Valderrama.

De los albores de una industria que intentó cumplir con la cuota nacional de adaptaciones —María, de Alfredo del Diestro y Máximo Calvo, Aura o las violetas, de Pedro Moreno Garzón y Vincenzo di Domenico—, a la promesa del futuro del siglo XXI en los que la tecnología y la paciencia dotó de inteligencia a una generación de cineastas que crecieron viendo cine. Y en el intermedio, como se decía en las funciones de antaño, hay miles de cuentos por contar. Película a película, con su propia voz, o en la de otros, Hugo Chaparro celebra los cien años del cine colombiano, de la mano de la mayoría de edad de Proimágenes, y los treinta de la fundación Patrimonio Fílmico Colombiano.

El cine, lo sabrá quien se atreva a abrir estas páginas, es un milagro y lo es más en el país del Sagrado Corazón.

Hugo Chaparro Valderrama

Escritor y crítico cinematográfico. Ha publicado las novelas El capítulo de Ferneli (1992), Si los sueños me llevaran hacia ella (1999), No me olvides cuando mueras (2007), La sombra del licántropo (2012) y El Museo Itinerante de la señorita Schaff (2014); un libro de cuentos, El discreto encanto de los melancólicos (2011); los libros de ensayos Lo viejo es nuevo y lo nuevo es viejo y todo el jazz de New Orleans es bueno (1992); Alfred Hitchcock. El miedo hecho cine (2005); Del realismo mágico al realismo trágico (2005); Marilyn Monroe. En cuerpo y alma (2009) y Marta Rodríguez: la historia a través de una cámara (2015); dos libros de poemas que han merecido el Premio Nacional de Poesía, otorgado por el Ministerio de Cultura de Colombia: Imágenes de un viaje (1993) y Para un fantasma lejano (1998); un cuento infantil, El amor de una jirafa (2004); una antología de testimonios cinematográficos, El evangelio según Hollywood (2005); la traducción de La comedia de los errores de William Shakespeare (2000), y el libreto de la ópera Orfeo (2014), producida por el Teatro Julio Mario Santo Domingo de Bogotá, Mapa Teatro y L‘Arpeggiata. Fue becario del International Writing Program de la Universidad de Iowa durante el otoño de 2002. Es director de los Laboratorios Frankenstein.

Compre el Álbum del Sagrado Corazón del cine colombiano en la Librería Nacional, la Librería Lerner, la Librería de la U y las principales librerías del país.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.