El teatro en construcción. Fotos cortesía Festival Selva Adentro.

Teatro con un mensaje de paz llega al Chocó

Un grupo de jóvenes gestores impulsa el festival Selva Adentro, que llevará espectáculos de más de una decena de grupos nacionales hasta la vereda Brisas, entre los municipios Riosucio y Carmen del Darién.

2017/10/05

Por Daniel Grajales T.*

“Aquellas aguas trajeron estos lodos” es la frase que mejor resume la obra de teatro La casa grande, inspirada en la novela homónima de Álvaro Cepeda Samudio, con la que el Colectivo Teatral Matacandelas de Medellín comenzó, sin saberlo, a labrar el camino del festival Selva Adentro. El evento comenzó el 1 de octubre en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) Silver Vidal Mora, en la vereda Brisas, ubicada entre los municipios Riosucio y Carmen del Darién. La programación se extenderá por ocho días, con presentaciones de grupos teatrales y de danza, además de actividades académicas que incluyen escuelas de mediación.

Y todo comenzó con La casa grande, obra que según Cristóbal Peláez, director del Matacandelas, plantea que "la casa no es siquiera el espacio. La mansión es, si se analiza con detenimiento, Colombia y todo lo que pasa en ella". La producción fue presentada hace más de un año en la vereda Brisas, donde los asistentes conocieron, por primera vez, las reflexiones que aporta el teatro a la vida diaria. Ese encuentro tuvo lugar gracias a que profesionales sociales de la Red de Colectivos de Estudios en Pensamientos en Latinoamérica (Red Cepela), ahora organizadora de Selva Adentro, incorporó a sus actividades de trabajo en los territorios la posibilidad de encontrar a los ciudadanos con las artes.

"La idea de hacer una función de teatro en Bojayá surgió porque la Red ha trabajado hace varios en la región y el trabajo ha evidenciado que una de las maneras de que la gente comenzara a conversar sobre sus procesos de memoria era a partir de dinámicas que estuvieran fuera del discurso político o el académico. Es decir, en medio de cocinar, de estar lavando la ropa en el río. Entonces hicimos un proceso de indagación de las subjetividades, descubrimos que les había pegado el hip-hop, que eran cercanos al arte sin entenderlo muy bien. Fuimos a ver la obra en el Matacandelas, que toca el tema de las bananeras, y nos llamó mucho la atención. Invitamos a unos líderes de la región a ver la obra y uno de ellos, quien había sufrido bastante violencia, se sintió muy conmovido, demostrándonos la fuerza del espectáculo. Por ello, decidimos llevar una obra de teatro a la región, la llevamos a Bojayá, Murindó y Riosucio, en un proyecto que llamamos ‘Territorios en transformación: reflexiones desde el cuerpo al lugar que habitamos’", relata Camilo Durango Espinal, director de Selva Adentro.

Al día siguiente de la presentación de la obra, los jóvenes de la región repetían los textos y se referían a sí mismos con los nombres de los personajes. Entre la selva inclemente y los desdenes de la guerra, en tiempos de preagrupamiento, hombres armados de la región comenzaron a crear un grupo de teatro con el nombre De Frente. Eran 20 personas que dejaban sus armas para asumir nuevos roles.

Le puede interesar Los hombres que le ganaron la guerra a Pablo Escobar

"La obra hizo que la gente comenzara a hablar sobre su memoria, sobre lo que había pasado, en todos los espacios en los que se presentó la obra de teatro", dice Durango. A eso se le sumó una función de Pinocho, clásico del Matacandelas, dirigida a los niños.

De ese proceso, la Red asumió la necesidad del encuentro con las artes y su potencial para fomentar la democracia y la reconstrucción del tejido social, lo cual germinó en el festival Selva Adentro. Específicamente, el evento fue organizado por la Escuela de Danza Bailes Afroantillanos de la Red, entidad sin ánimo de lucro con una década de experiencia trabajando con comunidades en procesos sociales. Además, la escuela encontró en la Universidad Autónoma Latinoamericana (Unaula) un aliado para dar vida al proyecto.

Así será el festival

Selva Adentro es el primer festival de teatro creado para esta región. Hay manifestaciones tradicionales como las cantaoras, la marimba, los alabaos, el Carnaval de Riosucio y nuevas maneras de hacer hip-hop, pero los acercamientos al teatro no han existido de manera formal, explican los convocantes. La mayoría de las obras elegidas para el evento abordarán temas cercanos a la memoria y al conflicto, pero también tocan manifestaciones ancestrales como el bullerengue.

Entonces, este festival presentará a los grupos Elemental Teatro, Corporación Cultural Nuestra Gente, Colectivo Teatral Matacandelas, Fundación Circo Medellín, Teatro El Trueque y Sankofa, los cuales viajarán desde Medellín. De Bogotá irán Teatro Alcaraván y Teatro Varasanta. En el caso de Cali, la participación será de los grupos Corporación Casa Naranja y Teatro del Presagio. De Necoclí, Antioquia, se presentará el grupo Totumo Encantado y de Manizales estará X2 Teatro.

Uno de los ejes importantes del evento será la parte académica, que incluirá las Escuelas de Arte y Paz, escenarios definidos como espacios de "interlocución, que buscan la comprensión de la realidad y del territorio desde múltiples voces, con el fin de generar propuestas sustentables sobre el plan de vida, de desarrollo y de bienestar de las comunidades de manera participativa e inclusiva". Se dividen en cinco categorías: Educadores, Investigadores, Periodistas, Emprendedores y Gestión Cultural, y Artistas. Todos los interesados pueden participar si se inscriben previamente y asumen los costos.

"Las Escuelas de Arte y Paz son una propuesta que pretende poner sobre la mesa diferentes miradas sobre la construcción de una sociedad en transición hacia la paz. Miradas que permitirán el despliegue de otros discursos y formas de expresión desde perspectivas contrahegemónicas, decoloniales y latinoamericanas en medio de un trabajo articulado con la comunidad y la emergencia de escenarios para el debate, el diálogo de saberes, narrativas múltiples y polifónicas sobre el papel de la investigación, la academia, el periodismo, el arte, la cultura y la intersubjetividad en la construcción de paz", explicó María Camila López, quien hace parte del equipo del festival.

Se debe tener en cuenta que los organizadores de Selva Adentro buscan apoyo mediante donaciones, a través de colectas virtuales, así como con la asistencia del público por medio de paquetes que incluyen estadía, alimentación e ingreso a las actividades.

Hace algunas semanas, profesionales de la Red Cepela comenzaron la construcción de un teatro en guadua en el que tendrán lugar los espectáculos del festival, ya que el territorio no contaba con la infraestructura física para presentar artes escénicas. Locales, citadinos, profesionales y empíricos sacaron adelante un espacio para que el teatro llegue a la selva de Chocó, en pro de una Colombia que utiliza el arte para transformarse.

*Periodista cultural

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.