Diego Trujillo y Ernesto Benjumea, uno de los elencos para 'El Crédito'. Foto: Cortesía Teatro Nacional.
  • De izquierda a derecha: Manuel Navarro y Víctor Mallarino, en uno de los elencos; y Ernesto Benjumea y Diego Trujillo, en el otro.

¿Por qué tanta comedia?

‘El Crédito’ y ‘Burundanga’, dos obras del dramaturgo catalán Jordi Galcerán, hacen parte de la programación del Teatro Nacional. Una reflexión sobre el humor en tiempos de crisis.

2015/10/27

Por César Leonardo Rojas

El pasado miércoles 21 de octubre el Teatro Nacional Fanny Mikey estrenó El Crédito, una comedia escrita por el dramaturgo catalán Jordi Galcerán. En esta historia dos hombres se enfrascan en una extraña negociación. Uno de ellos necesita dinero, urgentemente. El otro, que es banquero, necesita recuperar el amor de su esposa. El primero tiene fama de conquistador y el segundo quiere que le enseñe, de modo que estará dispuesto a ofrecerle un crédito si le ayuda a volver con su expareja.

Pero los productores del Teatro Nacional querían más de Galcerán. El jueves 29 de octubre se estrena Burundanga, una obra  que narra la historia de una pareja de extranjeros viviendo en Madrid. La novia está dispuesta a drogar a su novio para descubrir si en realidad la ama, antes de contarle que está embarazada, y se encontrará con más verdades de las que esperaba.

Una relación pornográfica, otra de las obras del Teatro Nacional.

Además de ser comedias escritas por el mismo dramaturgo, estas dos obras comparten en Colombia otro ingrediente.

“Ando por estos días en una situación que no sé si es para morirse del pavor o de la dicha. Por una parte, estoy actuando en El Crédito y por otro lado, dirigiendo Burundanga. Ha sido realmente una experiencia increíble, nunca había dirigido una obra con tantos personajes en escena. Y en El Crédito disfruto de la dirección de Víctor Mallarino y la actuación de Ernesto Benjumea”, cuenta Diego Trujillo, quien se siente en un momento ideal por el equipo de trabajo y los temas que aborda en cada una de las obras.

Son altas las expectativas del equipo del Teatro Nacional con este par de obras en las que el humor es el ingrediente principal. Y cuando alguien mira el resto del repertorio, se encuentra con que la comedia es una constante.

“Este año decidimos hacer una reivindicación del humor. Con todo lo que hemos tenido. Granujas, que se llevó el premio Fanny Mikey, es una comedia. Dijimos: ‘reevaluemos qué es lo que está pasando con el humor’. Porque es una realidad, en este momento el público está programando las salas en todo el mundo, y es nuestra labor sorprenderlo y confrontarlo con eso. Y por eso queremos mostrarle de alguna forma esa reivindicación del humor, que no se basa solamente en generar una situación jocosa, sino también una transformación a partir de temas que nos atañen. Una identificación de situaciones cotidianas”, explica Daniel Álvarez Mikey, director del Teatro Nacional.

Víctor Mallarino, director de El Crédito, opina que la comedia tiene protagonismo porque “es lo que la gente pide y necesita”. Particularmente, desde la obra que le encargaron dirigir, observa que, más allá del humor, hay elementos de crítica. “El dramaturgo contemporáneo está entregando un problema real para la gente. Todo el mundo tiene un gran conflicto y una gran crisis interna con su éxito, con los alcances materiales, con conseguir dinero para sus sueños. Y en El Crédito hay un tipo que, en una historia muy íntima, se encuentra pidiendo un crédito y se dirige al director de una sucursal bancaria que tiene su propio problema, quizá peor que el económico, con su mujer. Y a lo mejor se insinúa que hay un intercambio del mundo financiero contra el mundo íntimo”.

Pero para Mallarino hay elementos de El Crédito que son más valiosos que el humor. “A mí lo que me une con la obra es el discurso que está haciendo en estos tiempos modernos donde nadie le tiene confianza a nadie, donde todo el mundo vive asustado y donde la gente mata a su hermano por el éxito”.

Álvarez plantea que la mezcla de estos elementos humanos, en contraste con el afán por el consumo y el capital, hacen parte de la reevaluación de la comedia a la que le apunta el Teatro Nacional. El próximo año, añade el director, vendrán otros temas. Hablarán de la reconciliación, de las segundas oportunidades y la posibilidad de volver a empezar.

Ingrese aquí para consultar cartelera y boletería de las obras del Teatro Nacional

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com