Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo

Cinco años potenciando la cultura

El Centro Cultural Julio Mario Santo Domingo celebró su quinto aniversario el 26 de mayo. Desde su inauguración, este espacio se ha convertido en unos de los motores más importantes de la cultura en Bogotá.

2015/06/03

Por Juan Sebastian Barriga

Durante varios meses, los habitantes del barrio San José de Bavaria tuvieron la intriga de saber que ocultaba la lona de plástico verde que cubría la enorme construcción de la zona. Finalmente, la mañana del 26 de mayo de 2010, el plástico fue removido y reveló el enorme complejo cultural de 26 mil metros cuadrados, dotado con una biblioteca, dos teatros y varias zonas verdes. Esa noche, con una gala lírica a cargo de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, se inauguró el Centro Cultural Biblioteca Pública Julio Mario Santo Domingo. Iniciaba una nueva era cultural en la capital.

 

En cinco años este espacio ha cambiado el panorama cultural de Bogotá: ha logrado presentar espectáculos de alto nivel en las áreas de teatro, danza y música. El crítico de teatro Alberto Sanabria opina que la cartelera del Teatro Julio Mario Santo Domingo ha logrado que “los bogotanos pasemos de ser muy provincianos a tener un referente que nos ha ubicado muy bien dentro de las capitales culturales del continente”.

 

Este espacio funciona en gran parte gracias al acuerdo 489 de 2012 que permite la alianza entre el sector público y privado para desarrollar proyectos de provecho público. Es así como se mantiene este edificio: con fondos del distrito y de empresas privadas como los grupos Santo Domingo, Bancolombia y Energía de Bogotá. Esto ha generado un presupuesto que permite hacer proyecciones a corto y largo plazo, con las que se puede traer los mejores espectáculos del mundo. Además, a través de estas cooperaciones el Teatro Julio Mario Santo Domingo puede subsidiar el precio de las boletas y hacerlas más asequibles para el público.

  

Eventos como las dos ediciones del Festival de Música de Bogotá y presentaciones como la del Teatro Central de Marionetas Obraztsov en 2014 o la reciente interpretación de Rigoletto realizada por la Opernhaus Zürich, han logrado que los bogotanos tengan accesos a varios de los artistas más importantes del mundo. “Yo creo que el gran aporte del teatro es que ha abierto el espectro cultural de Colombia con una programación de lujo que trae grandes artistas de talla internacional, que de no ser por este espacio nopodríamos verlos acá”, comenta el dramaturgo y director del Teatro Libélula Dorada, Iván Álvarez.  

 

Este espacio también ha sido un lugar importante para la difusión de producciones nacionales: Otelo, exhibida durante mayo, recibió críticas positivas. Todos los meses, además,  la cartelera ofrece una programación que abarca artistas de todo el país. Esto ha permitido que la gente conozca las expresiones culturales de las distintas regiones de Colombia. Para la Secretaria de Cultura, Recreación y Deporte, Clarisa Ruiz, espacios como este generan “democracia cultural, la cual no es solo una oferta de cultura sino el reconocimiento de que todas las poblaciones tienen sus propias expresiones culturales y el estado no debe tener una función de difusor sino de reconocimiento y de abrir las oportunidades que ofrece la política cultural”.  

 

El teatro no solo ha evidenciado un crecimiento en el público sino que exige espectáculos de alta calidad. Según Ramiro Osorio, director del teatro, afirma que “la primera presentación de ballet estuvo a cargo de la compañía Estocolmo 59 grados y se vendieron 200 entradas. Hoy para una presentación de ese tipo vendemos 800. En el festival de Mozart vendimos el 90% de las entradas y la ocupación fue del 96%”. Estos números demuestran que se está formando un público interesado en consumir cultura y que confía en que los espectáculos del teatro son de alta calidad.  

 

Las exigencias del público se han extendido a los demás centros culturales de la ciudad. “Creo que desde que llegó este teatro ha sido un motor de desarrollo de las demás instituciones culturales de la ciudad y el país. En estos cinco años nos hemos vuelto en un modelo ejemplar, la calidad de la programación ha obligado o los otros teatros a subir la calidad de sus espectáculos”, comenta Osorio. Por su parte, Clarisa Ruiz opina que “poder tener unos colegas que tienen ese músculo económico generalmente jalona e impulsa todo el resto del sector cultural”.

 

Entre los objetivos del teatro esta permitir que la cultura llegue a todos los estratos socioeconómicos de la ciudad. Para lograrlo ha implementado desde 2013 el programo “Cien mil niños al Mayor”, con el que ha llevado a más de 200 mil niños de las escuelas distritales de todas las localidades de la ciudad a ver funciones gratuitas al teatro. También existen las Escuelas de Formación de Públicos que han permitido a 35 mil personas recibir cursos, talleres, charlas magistrales y asistir a las funciones de forma gratuita. En un esfuerzo para que la ciudadanía pueda disfrutar de la cartelera, Canal Capital trasmite algunos espectáculos del teatro y se lanzó una plataforma digital llamada Teatro Digital en la que  los usuarios pueden ver las presentaciones en vivo desde sus casas.

 

La gestión del teatro ha sido calificada como ejemplar.  “En un país donde las inversiones del sector privado son escasas en los proyectos culturales, tenemos una de las inversiones privadas hechas para la cultura más importantes de la historia de Bogotá. Una inversión por parte de un conglomerado que alcanza los cuatro mil millones de pesos es algo excepcional y un ejemplo de lo que se puede hacer”, cometa Ruiz. Tanto la Secretaria del Cultura como el director del teatro opinan que este modelo público-privado de inversión debería aplicarse a más proyectos para seguir potenciando la cultura. Debido a que, como opina Ruiz, “así como el agua, la seguridad, la educación son un derecho, la cultura también lo es”.


Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación