Manuel José Álvarez / Cortesía de Jet-Set.

“El Teatro Colón recuperó su puesto emblemático"

Un año después de su reapertura, el Teatro Colón atraviesa un periodo de resurgimiento. Manuel José Álvarez, su director, conversó con Arcadia sobre el futuro de este espacio cultural.

2015/08/04

Por María Camila Pérez B.

¿En qué estado se encuentra el teatro después de un año de renovación?
El teatro estuvo cerrado durante siete años de restauración estructural. Se restauró la parte patrimonial como las yeserías, las pinturas, los murales y los platones, se quitó el pasillo central y se instalaron butacas más cómodas, se arregló la entrada y la silletería de la galería, o del gallinero, como lo llamamos. Esa fue la primera parte. Luego, la segunda fase fue la construcción de la nueva caja escénica. Se montó un escenario en condiciones para recibir prácticamente cualquier tipo de espectáculo, un escenario amplio con dotación de última tecnología en luz, audio, video y mecánica teatral.

El teatro venía funcionando desde hace un año, pero tenía una mecánica provisional. Hoy inauguramos la mecánica teatral completamente robotizada, pues se maneja con una consola digital, y son 55 barras eléctricas que le da una gran versatilidad y agiliza los montajes. Un detalle especial es que se cambió la lámpara y se puso la original que fue diseñada en 1890 para este teatro por el arquitecto Luigi Ramelli. Se hizo también la escalinata de ingreso para facilitar el acceso a la sala, se tomaron en cuenta todas las normas de seguridad para cumplir con los requisitos y garantizar el bienestar del público en temas de incendio y evacuación. Además, se instaló un ascensor para minusválidos y personas de la tercera edad. 

¿Por qué decidieron restaurar el teatro?

Esta decisión se tomó hace varios años. El teatro requería de una intervención y de un reforzamiento estructural adecuado para presentar un mejor servicio que cumpliera con los requisitos de seguridad y comodidad de la audiencia. Era necesario también que la parte patrimonial se restaurara. El equipo técnico de sonido ya era un equipo viejo que debía ser actualizado. Todo eso se cambió.

¿Cómo le ha ido al teatro después de la renovación?

El teatro se abrió el 23 de julio de 2014 y cerramos ahora durante dos meses para la instalación de la mecánica teatral. Por lo tanto, el teatro ha trabajado durante 9 meses, ha tenido 92 mil espectadores y ha hecho 206 funciones con una ocupación del 72.4%. Creo que esas cifras son indicadoras y esa cantidad de funciones son elocuentes. Ha sido un verdadero éxito. El Teatro Colón recuperó su puesto como el teatro emblemático e icónico de los teatros colombianos. Es el teatro nacional del país y con esta restauración se le dio una visión diferente. Hay que resaltar que es un teatro de producción, no simplemente de alquiler, donde hacemos apuestas por el talento colombiano, co-producciones y colaboraciones. Tienen cabida en el Teatro Colón todas las disciplinas de las artes escénicas. Es un teatro incluyente, abierto y plural.

Cuéntenos un poco sobre las nuevas franjas del teatro como Colombianitos y Colombia Raíz. ¿Cómo ha influido esto sobre el desarrollo del teatro?

La franja de Colombia Raíz es una franja importante para darles cabida a los artistas tradicionales de la periferia. Tenemos también el Colón Acústico que son pequeños conciertos de cámara. Tenemos la Calle Colón que son funciones que se hacen los viernes, cada quince días, a las cinco de la tarde, en la escalinata del teatro. Tenemos la franja de Colombianitos todos los domingos que es teatro infantil y para toda la familia. Además, tenemos la franja sinfónica y la de ópera con distintos ciclos. Cada uno de estos tiene un componente pedagógico que es importante para que los estudiantes o lo amantes del teatro y sus distintas disciplinas se vayan actualizando. Por ejemplo, esta semana llevamos a cabo el taller de máscaras con el grupo Mummenschanz de Suiza. Cada grupo que se presenta en el teatro está obligado a presentar un taller, una clase magistral o un conversatorio con los actores del sector. Es una parte pedagógica y de formación de público que consideramos esencial.

¿Cree que se ha diversificado el público con la apertura de este tipo de franjas?
Definitivamente el público cambia muchísimo. Hay una diferencia entre quienes vienen a un concierto de la Orquesta Sinfónica, a uno de Colombianitos o a uno de Colombia Raíz. Es un público diverso. Ya a la gente no le da temor venir a teatro, porque antes se creía que era necesario usar corbata y vestirse de cierta manera para asistir. Al Teatro Colón se entra con dignidad como se entra a un templo, pero cada vez más gente se está acercando y dejando a un lado ese miedo. Creo que es un buen resultado que esté abierto con una mentalidad y una visión de teatro incluyente.

¿Cómo varía el precio de la boletería teniendo en cuenta las distintas franjas?

Lo más incluyente de todo son los precios, porque lo que cobramos para ingresar es realmente muy asequible. En la franja Colombianitos los precios van desde 10 mil pesos, pasando por 30 mil pesos la franja de Colombia Raíz. Los otros van desde 20 mil hasta 70 mil pesos. La ópera pasa por los 150 mil pesos. Pero no nos olvidemos que el teatro también tiene una gran cantidad de descuentos para estudiantes, adultos mayores y discapacitados. Los abonados de los bancos y de El Tiempo tienen entre el 15 y el 20 por ciento de descuento. Todo esto para facilitar el acceso del público urbano al Teatro Colón.  

¿Cuál cree que es el futuro del teatro?
El Teatro Colón va a convertirse en el primer gran centro cultural del país con la ampliación que se va a adelantar dentro de pocos meses, pues comienza la construcción de tres nuevas salas: la sala de ensayo para la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, una sala para que entren espectadores con tramoya y foso, y una sala experimental con caja negra para 200 personas. Además de las salas de ensayo para distintas formaciones, talleres, laboratorios de luz y de audio. Va a ser un gran centro cultural que espero que este tiempo nos dé el espacio para prepararnos para una gran programación. Ese es el futuro del Teatro Colón.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación