Una de las escenas de Rebú. En primer plano, Natalia Helo y Hernán Cabiativa. Crédito: Danilo Canguçu.

'Rebú', o el arte de la adaptación

La historia de una familia noruega en el siglo XIX se entrelaza con un experimento sobre los límites del teatro en la más reciente adaptación del dramaturgo Matías Maldonado. Estuvo en octubre y noviembre en el Espacio Odeón y ahora se reestrenó en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá 2016.

2015/10/22

Por Christopher Tibble

Odeón es multiforme. Gracias a su estructura, medio en ruinas, medio en construcción, en cada obra, exposición, feria o conferencia el espacio se reinventa para implementar la decisiones creativas de los artistas. Quizá su franja de teatro, tan activa en los últimos meses, atestigua mejor que cualquier otra la elasticidad del centro cultural, ubicado en el barrio La Candelaria, en Bogotá.

Sueño con revolver, su penúltima producción, se realizó en un cuarto oscuro, casi hermético. Para The Gessell-Niklauss Project, estrenada hace un año, se montó un hospital psiquiátrico en el sótano. Mientras tanto, en La secreta obscenidad –sin duda una de sus mejores piezas– se usó como escenario la antigua tarima del teatro, cuyo espacio se extiende sobre su ruinosa silletería.

Rebú, la más reciente obra del centro, comparte escenario con La secreta obscenidad. También director: el bogotano Matías Maldonado. Pero a diferencia de la pieza basada en el guion del chileno Marco Antonio de la Parra, Rebú no solo experimenta con el espacio del centro cultural. Juega, además, con los límites del mismo teatro. Pues la nueva producción de Odeón no es una obra. Son dos.

La primera pieza es un drama chejoviano, de fondo familiar. Transcurre en Noruega, a finales del siglo XIX, en algún fiordo recóndito. La apacible vida de un hombre adinerado, recién casado con una mujer meticulosa y arribista, toma un giro cuando aparece su excéntrica hermana, quien llega acompañada de un chivo ciego. El drama se torna cómico en consonancia con la actuación del animal, que funciona como una especie de inconsciente que cataliza un torrente de confesiones sexuales, homicidas y familiares.

Hasta ahora, bien. Se trata de la adaptación de la obra que consagró al dramaturgo Jô Bilac como uno de los referentes del nuevo teatro brasilero. La escenografía va de la mano: retazos de un hogar decimonónico, una chimenea, un diminuto cuadro costumbrista, una poltrona, un hacha para la madera, una escopeta…El vestuario también corresponde con los tiempos. En fin, parece tratarse de una obra de época.

Pero entonces entra en escena la genialidad de Maldonado. El director bogotano, en una decisión arriesgada, pero acertada, añade una nueva capa a la obra. Decide, en intervalos, interrumpir la acción de la trama para dar paso a unas divertidísimas interacciones entre los actores. En una ocasión, los protagonistas discuten sobre la pertinencia de utilizar a un animal tropical como el ejemplo de una mascota que tendría un noruego.

Esos episodios, que a primera vista parecen cumplir la función de entretener, poco a poco develan su fuerza: ponen en entredicho la función de los personajes, y en una mayor escala la del teatro mismo. Pues, al resquebrajar la ilusión de la ficción, los posibles desenlaces de la obra se multiplican y se pone en juego la verosimilitud de los protagonistas.

Pero Maldonado no se queda ahí. En las interrupciones opta por manipular la trama de Bilac y así, de repente, los intervalos se convierten en la fuerza determinante de la obra. Con destreza, el director mezcla las dos ficciones para crear una pieza en donde los personajes (y los actores) parecen asumir el control de sus destinos. En últimas, el gran mérito de Rebú es hacerles olvidar a los asistentes que lo que están viendo es teatro. Aunque, como recuerda una voz en off hacia el final, toda obra es embuste.

*

Cabe destacar, además, las actuaciones de Hernán Cabiativa como el chivo y la de Natalia Helo como la hermana, en cuyo monólogo final se encuentra concentrado con mayor vehemencia el poder del experimento de Maldonado.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com