Julián Guerra interpreta a Galy Gay. Foto: Andrés Chaparro

Un hombre es un hombre (hasta que se transforma)

La compañía estable del Teatro Libre pone en escena una de las comedias fundamentales del dramaturgo alemán Bertolt Brecht. Arcadia habló con Juan Diego Arias, autor de la adaptación.

2016/01/27

Por RevistaArcadia

Eugen Berthold Friedrich Brecht nació en Augsburgo, Alemania en 1898. Sus obras La vida de Galileo Galilei, Madre Coraje y sus hijos, El círculo de tiza caucasiano y La ópera de los tres centavos lo convirtieron en uno de los dramaturgos más influyentes del siglo XX. Bertolt Brecht continúa siendo sinónimo de un tipo de teatro que busca sacudir en el público inquietudes políticas y humanistas.

Juan Diego Arias, literato de la Universidad de los Andes, es Productor de Contenidos de la Fundación Teatro Libre. Arcadia lo entrevistó a propósito de su nuevo trabajo adaptando Un hombre es un hombre, estrenada originalmente en 1926.

De cómo se convierte un hombre en un asesino, del negocio de la guerra, de voluntades peligrosamente quebrantables... ¿De qué se trata Un hombre es un hombre?

Un grupo de cuatro soldados del Ejército Británico en la India colonial intenta robar una pagoda para comprar cerveza. En ésas, pierden a uno de sus hombres. La obra no es realista ni histórica, por eso hay un templo típicamente chino en la India como un elemento absurdo. Lo cierto es que no pueden regresar incompletos al cuartel pues el sargento muy probablemente los fusilaría. Es ahí cuando encuentran al protagonista de la obra, Galy Gay, un humilde estibador que no sabe -o no quiere- decir que no y deciden transformarlo en soldado…

Imaginemos un espectador que no sabe quién es Bertolt Brecht. Qué le diría usted en términos sencillos  para acercar al autor y explicar el tipo de teatro que proponía y del cual se distanciaba…

Bertolt Brecht es posiblemente el dramaturgo más importante del siglo XX. Fue un autor prolífico: escribió teatro, poesía, ensayo y novela. Rechazó de principio el teatro realista, pues estuvo muy influenciado por las vanguardias artísticas europeas, sobre todo el expresionismo. Luego se alejó del expresionismo y decidió hacer un teatro que se acercara más a la gente. Influenciado mucho por Marx, hizo teatro político de izquierda. Sin embargo, sus obras no son panfletarias: él consiguió hacer unas obras que retrataran su sociedad (que no es muy distinta a la nuestra) de una manera visceral, pero a la vez poética y cómica, con unos personajes únicos que hoy ya son íconos del teatro occidental, como Baal, Madre Coraje o Galy Gay.

¿Dónde radica para usted la vigencia de Bertolt Brecht y su obra?

Brecht habla de temas políticos, como la guerra, la corrupción, la censura, que son aún muy comunes en nuestra época. Sin embargo, el interés principal del autor alemán es el hombre. Él se preocupa por el hombre e intenta entenderlo: por qué hace guerras, por qué roba, por qué mata. Un hombre es un hombre muestra la transformación de un humilde estibador en un brutal asesino, y creo que es casi inevitable preguntarse si uno también se puede convertir en un asesino, si en realidad cualquiera puede serlo un día…

La obra habla de la futilidad de la guerra y el reclutamiento militar en relación con la idea del negocio o la ambición. ¿Existe la guerra porque es un negocio? Qué dice la obra al respecto.

De alguna manera, muestra que el reclutamiento militar como los negocios cambian a las personas, las transforman en otras. En Un hombre es un hombre es claro que la guerra es un negocio y a los soldados poco les importa contra quién es, pues todos entienden que se lucha por los intereses de unos superiores. Brecht no puede separar la necesidad de la guerra con el capitalismo. El afán por hacer negocios, por ganar plata, se iguala a la necesidad de estos soldados por matar a sus enemigos.

Cómo impacta esta obra en el contexto actual del país, me refiero al conflicto armado y la posible firma de un acuerdo de paz.

Para el Teatro Libre es clara la cercanía de la obra con el contexto actual del país. La obra habla sobre la guerra y la deshumanización que acarrea para las personas que participan de ésta. Los colombianos sabemos lo que es esto, por nuestra guerra. Pero la obra no quiere criticar a los soldados, quiere ir un poco más allá. Galy Gay antes de convertirse en un soldado, era un tipo cualquiera (de ahí el nombre entre cómico y arquetípico, como un Pedro Pérez). Los soldados, y los guerrilleros, también son víctimas de la guerra, y eso es importante entenderlo para la coyuntura actual.

Cuál es el estado del teatro en Colombia. ¿Qué se ha logrado y qué falta?

La obra de Brecht la trajeron al país poco después de su muerte, en la década del 50, los fundadores del teatro moderno en Colombia. Personas como Santiago García o Carlos José Reyes. Luego de que perdiera vigencia el teatro político en el país, el teatro en sí también perdió importancia.

Hoy en Colombia la gente no suele ir a teatro y no hay un público acostumbrado. Además, la cercanía con la televisión y el cine de Hollywood ha hecho que muchas compañías opten por hacer obras parecidas a las telenovelas colombianas o a las comedias norteamericanas. Eso es innegable e inevitable. Pero gracias al Festival Iberoamericano y a los nuevos grupos y nuevos dramaturgos que han aparecido en este siglo, el teatro ha vuelto a recobrar cierta popularidad. El Teatro Libre siempre ha querido hacer un teatro distinto. Creemos que el país necesita de un teatro que diga algo, que haga pensar al público sobre su sociedad.

Un hombre es un hombre cuenta con 14 actores en escena bajo la dirección de Ricardo Camacho. La primera temporada tendrá funciones jueves, viernes y sábados a partir del 29 de enero en el Teatro Libre de Chapinero.

 

 

 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación