Sarafyan en un fotograma de 'Westworld'.

“Me gustaría ser uno de los bandidos”

Angela Sarafyan, actriz armenia naturalizada estadounidense, habló con ‘Arcadia’ sobre su papel en la exitosa serie 'Westworld', los videojuegos y trabajar con grandes como Anthony Hopkins, Ed Harris y Marion Cotillard.

2016/11/11

Por Ana Gutiérrez

A pesar de una conexión telefónica plagada de estática, Angela Sarafyan suena dulce y amable. La actriz de 33 años es una de la protagonistas de Westworld, el nuevo fenómeno de HBO, que este mes incluyó a su personaje de Clementine Pennyfeather en una lista de 25 personajes favoritos de su público.

Entusiasta pero diplomática, evade hablar de las teorías de los fans sobre qué puede estar pasando en realidad en el futurista parque de atracciones de ‘Westworld‘, poblado por androides hiperrealistas diseñados para el provecho de los invitados -a veces de manera explícita, como es el caso de su personaje, que vive en el burdel del parque-. “Lo que se les ocurre a los fans es fantástico pero siento que la dirección que va a tomar el programa es muy impredecible. Cuando lo vean, hay tantas sorpresas que van a quedar atónitos. El programa va a llevar a la gente a cuestionar lo que está pensando”. La serie se autodenomina como una fábula oscura sobre la naturaleza de la humanidad y la conciencia, explorando las preguntas que suscitan robots tan humanos que son casi indistinguibles de las personas reales.

“Ha sido un reto, de manera positiva, hacer de un ‘anfitrión‘, es decir de un robot -dice Sarafyan-. Nunca había hecho algo asi entonces me tocó buscar cómo lo iba a hacer y ha sido divertido. He visto otros programas y leí sobre lo que se está haciendo con androides en el mundo actual. He intentado coreografiar sus movimientos físicos para poder darle vida esas cualidades sutiles para que se sepa que no es un personaje humano. Para mí es muy divertido porque soy bailarina de ballet y pude incorporar algo de eso”.

A través del teléfono se nota que sonrie.

También se nutrió de las influencias que citaron Jonathan Nolan y Lisa Joy, los creadores del programa: videojuegos inmersivos como Red Dead Redemption, las películas clásicas del género western y, claro, la película original de Michael Crichton en la que se basó el programa. “Vi la original, hace dos años cuando empecé a trabajar con el programa, me la vi más de una vez. Creo que es maravillosa, y además tuvo una secuela llamada Futureworld, que es muy interesante. La película original es un vistazo al papel que empezó a tener la tecnología y nuestra relación con ella. También vi westerns como Once Upon A Time In The West y El bueno, el malo y el feo para tener una idea de ese imaginario y conocer el tiempo y el lugar. En cuanto a videojuegos, cuando era más joven estaba obsesionada. Con mi hermano jugábamos todo tipo de juegos como Crash Bandicoot y Need for Speed. Esto hace mucho tiempo, ¿no? -dice con una risa Sarafyan-.Y lo divertido de Westworld es que siento que es como entrar dentro del juego, me encanta”.

Surge una pregunta compleja. ¿Si ella pudiera ir a Westworld lo haría?

“Si fuera a ir me gustaría ser un villano, ser uno de los bandidos. Salir y montar a caballo y tener duelos como en las películas del viejo oeste. Me encantaría si algún día Clementine se volviera así, alguien fuera de los típicos papeles femeninos para ser un verdadero vaquero. Me atrae eso de los viejos westerns”. Eso no quiere decir que Sarafyan no ha considerado la violencia, tanta física como sexual, contra los androides que compone una de las preguntas éticas más complejas del programa, tanto dentro y fuera de la pantalla. Dentro de la serie se preguntan qué tan justo es tratar a los robots como objetos si son casi humanos, mientras que por fuera los críticos y las audiencias han cuestionado la necesidad de las escenas que demuestran ese abuso. “Cuando leí el guión no se me hizo tan chocante, más bien se me hizo fascinante. Me di cuenta de que habia una razon por la cual ocurrían esas escenas y tenian un proposito: fuera violencia o prostitutas o lo que sea. Es como una buena pieza de música, todas las notas tiene un rol en la composicion completa. Además avanzan la historia, van revelando detalles, y honestamente no se me hizo que habia tanta violencia sexual. Estaba el nivel de violencia que uno espera de un western pero utilizado de una manera muy inteligente” explica la actriz.

Sarafyan no es la única que decidió que el guión valía la pena. El programa cuenta con actores tan conocidos como Anthony Hopkins, Ed Harris, Thandie Newton y Jeffrey Wright. Sarafyan dice que está “asombrada con las personas tan talentosas con las que trabajo. Pero al final del día todos son seres humanos. Me pongo muy nerviosa claro, pensando en que estoy trabajando con Hopkins o Harris o Newton, pero pienso que son otra persona y son como yo, y estamos juntos creando algo entre todos en momentos de cierta manera muy íntimos. De esa manera solo busco conectarme, una conexión humana con ellos. He crecido y aprendido mucho a raíz de trabajar con ellos porque son muy buenas personas además de actores increíbles. Y no solo eso, los creadores del show, Jonathan y Lisa, son personas amables, brillantes y generosas. Y cuando uno tiene un equipo tan bueno uno puede ‘brillar‘. Hace unos años Marion Cotillard, nominada al tiempo para los Óscar y para los Razzie [un ‘premio’ a lo peor del cine], dijo que ‘cuando uno trabaja con gente que no son amables y no hay una conexión, y no le importas al director, uno no puede presentar emoción genuina. Uno tiene que escoger buenas personas y así uno puede ser real y honesto y vulnerable y libre’. Entonces siento que es un regalo poder trabajar con gente tan buena como ellos”.

Cotillard tiene un lugar especial en el corazón de Sarafyan. Trabajó un ella en la película The Immigrant, donde hicieron de inmigrantes polacas a Estados Unidos a principios del siglo XX. “Creo que todos los personajes que he hecho me han marcado de alguna manera. Hice un papel pequeño en esa película y mientras grababamos en NYC lo que más me tocó fue el hecho de que estas personas que llegaban de otros países dejaron todo atrás para empezar una vida nueva y en esa pequeña isla sus vidas se definen". Fue una experiencia muy conmovedora para Sarafyan, sobre todo porque ella misma nació en Ereván, Armenia, y se mudó con sus padres a Estados Unidos a la edad de cuatro años.

Se despide con una sonrisa y dando unas gracias genuinas por el tiempo dedicado a la entrevista. Este domingo, 13 de noviembre, HBO transmite un nuevo capítulo de Westworld, cuya primera temporada concluye el 4 de diciembre luego de 10 episodios.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.