El desafío, reality show del Canal Caracol.

El desafío de representar a la India en un reality

El 25 de mayo se estrenó en Caracol el Desafío 2015: la reencarnación, que tiene como trasfondo el paisaje cultural del país asiático.

2015/05/28

Por Marco Bonilla

A lo largo de la historia, India ha seducido la mente de Occidente. Desde Alejandro Magno y los musulmanes mogoles, hasta los portugueses y el Imperio Británico, el país de las especies y el bhang lassi ha representado lo exótico, lo místico y lo maravilloso. En el arte, la literatura, la academia y el cine, prima esta visión exaltada del país. 

Sin embargo, como toda sociedad, la India tiene dos caras: es al mismo tiempo espiritual y materialista, moderna y milenaria, sagrada y profana, religiosa y mundana. Esta tierra diversa, simultáneamente extravagante y reconocible, habitada por 1.200 millones de personas, con más de 2.000 lenguas y lugar de nacimiento de cuatro grandes religiones, no puede ser definida con una sola palabra. 

 
Hombre orando en la mezquita de Jama Masjid (Delhi). Fotografía de Marco Bonilla.

India es un país ambiguo, contradictorio y extremo; eternamente enigmático e indescifrable para la mente occidental. Es una tierra de tolerancia pero también de violentos episodios de violencia entre religiones. Es origen de hombres Santos como Gautama Buda, Sri Ramakrishna, Mahavira y Gandhi; pero también de hombres de incalculable riqueza como Mukesh Ambani (del sector energético) y Lakshmi Mittal (empresario del acero, el sexto hombre más rico del mundo).

El lunes 25 de mayo en la noche se estrenó El Desafío 2015: la reencarnación, la apuesta del canal Caracol para pugnar por el rating contra Separados, su competencia en Canal RCN. Este año, el telón de fondo del concurso será India. Del primer capítulo se da a entender que el canal prefiere mostrar el lado místico y mágico de India. En ese episodio los colombianos pudieron ver como el grupo de concursantes (que incluye ganadores de anteriores ediciones y famosos como la ex reina Paula Andrea Betancourt, Faustino “El Tino” Asprilla, el humorista Hassan y la modelo Tatiana de los Ríos) encuentran en cada esquina los mágicos secretos de ese país.

En el programa todo se convierte en una vivencia mística y trasformadora. Paula Andrea Betancourt tiene una experiencia que “le toca el corazón” cuando compra flores en Puducherry. Asprilla quiere vestirse con Dhoti, la humilde prenda que usaba el místico Gandhi, pero duda porque se le verán sus genitales; y Hassan se encuentra un Sadhu –santo hindú– a quien aborda para que le prediga su futuro.

 
 Hombres de negocios Sikh (Delhi). Fotografía de Marco Bonilla.

Desde el título, los productores nos cuentan de qué se trata todo. En las primeras imágenes, que enseñan planos como salidos de un folleto turístico, se nos muestra este lado místico y exótico del país. Luego, una Margarita Rosa de Francisco con su frente tocada con un bindi –el tercer ojo del hinduismo y el budismo– y vestida con un sari de seda, aparece en lo alto como una Lakshmi (la diosa hindú de la riqueza, el amor y la buena fortuna) que habla castellano. 

Con el trasfondo musical que incluye cítaras, flautas bansuri, tablas y tanpura –instrumentos de la música tradicional India–, Rosa de Francisco provee a los concursantes con amuletos y talismanes. Ella es la dadora de riqueza y bienestar en el concurso. Los participantes la miran con una mezcla de devoción y arrobamiento. Luego, con 15 mil rupias en los bolsillos, los concursantes salen en busca de una experiencia auténticamente india por las calles de Chengalpattu, Pondicherry y Thirukalukundram. Despues vienen las pruebas, de cuyo resultado dependerá evitar el castigo: vivir en una playa desolada, azotada por el tsunami de 2004. 

 
 Mujer hindú (Darjeeling). Fotografía de Marco Bonilla.

El concurso llevará a los contendientes a través de diferentes estados del país de los mil colores. Este año el reality llega a su decimosegunda edición. El primer capítulo se desarrolló en el sur del país. Algunos concursantes estarán en otros lugares como Kochi, Bangalore, Varanasi y Agra para episodios especiales. La factura de la producción es innegable. Sin embargo, quienes esperen encontrar una representación más que superficial de India, se llevarán una decepción. Caracol, que ha pasado apuros al ofrecer una imagen acertada de Colombia, llevará a las pantallas colombianas esta imagen sesgada de India, donde los concursantes luchan por vencer su ego y disolver su conciencia en un universo infinito de espiritualidad, mientras que intentan ganar un premio de 1.250 millones de pesos.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación